La empresa aeronáutica asegura que los ex operarios de Delphi entrarán en las mismas condiciones que la plantilla, pese al protocolo suscrito por los sindicatos


zoom

Los primeros cursillistas procedentes de Delphi, en la nave donde se imparte la formación para entrar en la plantilla de SK-10, en El Puerto.

Han sido los primeros en dar el salto hacia su futuro laboral. Treinta ex operarios de Delphi han comenzado el proceso de formación para incorporarse a SK-10, filial aeronáutica del grupo Alcor y parte del nuevo consorcio Alestis.

Los primeros ex trabajadores de la multinacional dedicada a la automoción que cerró sus puertas en Puerto Real iniciaron la formación en el parque TecnoBahía, en El Puerto, a comienzos de esta semana. Según ha podido saber este periódico, de los 90 ex empleados que entrarán en estos cursos hasta final de año, existe un compromiso de contratación por parte de SK-10 del 60%, es decir, 54 trabajadores pasarán directamente desde los cursos a la empresa. Además, queda abierta la posibilidad de contar con más operarios en el futuro. De hecho, esta empresa está interesada en conseguir la contratación de ingenieros procedentes de la clausurada empresa de automoción.

Los cursos tendrán una duración de 500 horas, de las que un 65% serán de carácter eminentemente práctico. Habrá en total seis cursos: los dos que ya han comenzado; otros dos que lo harán en noviembre, y dos más en diciembre. Se dedicarán a conocer los detalles de la fabricación de composites, materiales compuestos con los que trabajará SK-10 en su ampliación, para lo que contará con una nueva nave a la que se incorporarán más trabajadores, no sólo procedentes de Delphi.

Cada uno de los cursos tendrá un monitor procedente de la Fundación Faffe -perteneciente a la Junta de Andalucía-, con lo que serán seis los profesores encargados de la formación de estas 90 personas. Dependiendo de su perfil y su capacidad de aprendizaje, será la empresa la que decida su contratación.

Para dar cuenta de todos los detalles de este proceso, está prevista la asistencia a la provincia de Cádiz el próximo miércoles día 15, del presidente del grupo SK-10, Gaizka Grajales, quien ofrecerá todos los detalles al respecto de esta nueva etapa.

Fuentes de la empresa confirmaron que el acuerdo pactado con la Junta contempla este índice de contratación del 60% y remarcaron que las condiciones de incorporación a la planta portuense serán las mismas aplicadas al resto de la plantilla: salarios conforme al convenio provincial del Metal y nivel profesional acorde a las tareas que desempeñarán.

De esta forma, queda zanjada la inquietud del comité de empresa de SK-10 por que los nuevos empleados procedentes de Delphi accedieran a la firma aeronáutica con mejores condiciones laborales y económicas, tal como figuraba en el protocolo de adhesión al programa de reinserción suscrito entre la Junta y los sindicatos a través de la Comisión de Seguimiento de Delphi. Según éste, las “ofertas válidas” para los antiguos operarios deberían de tener las siguientes características: “Mismo, igual o superior nivel profesional; salario de referencia o, al menos, del convenio colectivo del Metal de la provincia o del sector de origen de la persona insertada; puesto de trabajo ubicado en la Bahía de Cádiz; y contrato indefinido”.

Las mismas fuentes empresariales aseguraron desconocer este protocolo y defendieron la necesaria autonomía de las empresas en el establecimiento de las condiciones laborales de sus trabajadores. Respecto al proceso de selección del personal, criticado durante por el sindicato USO por una posible “manipulación” e “incumplimientos” por llamar a trabajadores “con invalideces, en vías de jubilación o con un contrato en vigor”, SK-10 aseguró que todo el procedimiento ha corrido a cargo de la Fundación Altedia Creade y que la compañía se limitó a facilitar los perfiles profesionales necesarios sin tener oportunidad posteriormente de hacer una prueba específica de los seleccionados.

https://i1.wp.com/www.diariodecadiz.es/img/c_i_cadiz.jpg

Anuncios