Los sindicatos que firmaron el acuerdo para la vuelta al mercado laboral de los trabajadores aseguran no saber nada de las empresas anunciadas para la Bahía · En dos meses habrá concluido la etapa formativa

Hasta la fecha, la calma ha reinado entre los sindicatos que, en su día, suscribieron el acuerdo que ponía fin a los 25 años de historia de Delphi en Puerto Real y pactaba las condiciones socio laborales de futuro para la recolocación de su plantilla. Hace casi un año, comenzaba un proceso de formación que finaliza a final de año. Concretamente, el último curso se alargará hasta mediados de enero. A falta de unos dos meses para que expire ese plazo, el grueso de los cursillistas sigue esperando y los sindicatos comienzan a impacientarse por la ausencia de novedades acerca de qué pasará con estos trabajadores una vez expire la formación puesta en marcha en su día por la Junta de Andalucía.

Pero, además, estos mismos sindicatos, en un giro novedoso a su posición, comienzan a preguntarse también dónde están las ofertas laborales que la administración prometía para dar salida en la Bahía de Cádiz a unos 3.400 trabajadores, más del doble de los parados que dejó Delphi.

Desde la Junta de Andalucía se ha dicho, desde meses después de iniciarse el proceso de formación, que ha cumplido lo pactado con los sindicatos y los trabajadores. Pero, hoy día, parece que ya no se trata sólo de eso.

Braulio Martínez, responsable provincial del Metal de UGT, es claro y contundente: “No hay ninguna de las empresas anunciadas por la administración que tenga firmado un compromiso de recolocación de ex empleados de Delphi”. En su opinión, la fecha dada por la Junta de que habrá recolocaciones en julio de 2009 “es de momento tan sólo una declaración de intenciones, porque no se ve movimiento de empresas por ningún lado, salvo los cursos de SK-10 y las obras de Gadir Solar”.

Por eso, según explicó, “los afectados, los ex trabajadores de Delphi, están intranquilos, hay muchas promesas, pero lo que quieren es ver máquinas en marcha y con condiciones encima de la mesa”. Para todo ello, los sindicatos esperan que se reúna la comisión de seguimiento de Delphi, con la intención de conocer más detalles.

Sin embargo, este periódico ha podido saber que dicha comisión, de momento, no va a reunirse. Para Braulio Martínez, además, “estas empresas tienen que servir también para absorber a parados de la provincia, no sólo de Delphi”.

Desde el sindicato USO, uno de sus miembros y participante en los cursos de formación, José María Castaño, es consciente de que los ex empleados “no sabemos lo que va a pasar después de que acaben estos cursos”. Una de esas preocupaciones radica en que, de finalizar esta etapa formativa y no comenzar otra, el periodo que transcurra hasta que se concrete su recolocación dejarán de percibir los algo más de 400 euros que cobran por asistencia y desplazamientos.

Aún más contundente es Isidro Jiménez, quien fuera portavoz de CGT en la factoría de automoción y hoy día, como él mismo se autodefine, “ex trabajador que estuvo en las trincheras” y hoy es un cursillista más, ya que solicitó la baja de este sindicato hace dos meses.

Desde su opinión, los cursos de formación “no están sirviendo para nada”. Explica que “con lo que nos están enseñando, ninguna empresa en España nos contrataría, se está tirando dinero público a la basura todos los días”. Según detalla, “hay tres niveles distintos en las clases, con lo que o el profesor encargado no enseña o alguien no aprende”.

Es aún más crítico con las administraciones y los sindicatos acerca del acuerdo suscrito con la empresa SK-10 para que 90 ex empleados de Delphi se formen para ocupar 54 puestos de trabajo en la factoría del sector aeronáutico. “Ese acuerdo es indigno, y será indigno todo ex empleado de Delphi que acepte ese empleo porque eso significará que 54 eventuales de SK-10 se vayan a la calle. No hemos hecho todo esto, este difícil camino y estos acuerdos para destruir empleo”, asegura

Por último, explicó que “los compañeros siguen en los cursos porque fuera la cosa está peor. Hoy día, en los cursos cobran unos 1.500 euros (el paro más las becas), pero hay casos de gente que ha decidido irse porque veía que no le servía para nada, y se ha vuelto a los cursos porque en la calle trabajaban ocho horas por mil euros. Es una vergüenza todo”.

Hay que recordar que la inversión de la administración autonómica en este proceso formativo asciende a 35 millones de euros. A ello hay que unir los más de 92 millones de euros concedidos ya entre la Junta y el Gobierno central para siete de estas empresas que se instalarán en la Bahía, aunque no hayan comenzado aún a funcionar.

Lo cierto es que desde la Junta de Andalucía se ha anunciado en innumerables ocasiones que la decena de nuevas empresas que se afincará en la Bahía tendrá compromiso de recolocación de ex empleados de Delphi. Pero, claro, antes tendrán que pasar el filtro que supondrá la formación que realicen estos negocios.

Desde que el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, anunciara la llegada a la Bahía de todas estas empresas, hay varias de las que no se ha vuelto a saber nada. Entre ellas, la sociedad Alestis, llamada a ser uno de los principales nichos de empleo, no sólo de ex operarios de la multinacional de automoción. Además, para ello, necesitaría ocupar parte de la antigua factoría, inmersa a día de hoy, aún, en un eterno proceso judicial en el que los administradores concursales y los acreedores parecen seguir sin ponerse de acuerdo.

De hecho, aún se desconoce qué parte de estas instalaciones podrán utilizarse por las nuevas empresas que lleguen o si, como advertía el presidente del comité de empresa de SK-10 en El Puerto, habría que derribar alguna de las naves por su escasa altura, en función de los nuevos trabajos que habrá que acometer en esa factoría.

Mientras tanto, desde las consejerías de Empleo y de Innovación no se ofrecen más detalles al respecto. Desde la oposición se ha criticado todo este proceso, que han calificado de “burla” y han asegurado que la formación no está a la altura,

Desde la administración autonómica se ha insistido de forma reiterada en los cumplimientos firmes hasta la fecha. Tan sólo, las recientes intervenciones en el Parlamento de Andalucía por parte del consejero de Empleo, Antonio Fernández, y del propio presidente de la Junta, Manuel Chaves, en las que éste volvió a recalcar que la Junta de Andalucía está cumpliendo con lo pactado ante los sindicatos y los trabajadores, y que las diez empresas comprometidas para instalarse en la Bahía de Cádiz estarán operativas a lo largo del próximo año 2009.

Anuncios