El parlamentario andaluz de IULV-CA por Cádiz, Ignacio García, aseguró hoy que su partido acoge “con escepticismo” la noticia de la instalación de una acería de Celsa en El Puerto de Santa María (Cádiz), esperando que no se trate de “un globo sonda más de la Junta a los que nos tienen acostumbrados tras el cierre de Delphi”.

En un comunicado, García consideró que, en cualquier caso, el poblado de Doña Blanca “no es el lugar más idóneo” para la instalación de una empresa de este tipo, por ser “contaminante y con un fuerte impacto visual”.

El diputado aludió a la “riqueza arqueológica” de Doña Blanca, considerando que instalar allí una industria de este tipo sería “como levantar una fábrica junto a Atapuerca o Altamira y convertir a Doña Blanca en un Puente Mayorga”. Por ello, abogó por la utilización de otros polígonos de la localidad portuense para este fin.

Por otro lado, García destacó como “cierto” que la demanda de acero en el mercado actual es “bastante importante”, aunque señaló que “la rentabilidad de las acerías del tipo depende mucho del precio de la chatarra, que es fluctuante, imprevisible y un elemento sujeto a la especulación”.

En este sentido, manifestó que desde IU “esperamos y deseamos, que en caso de continuar con el proyecto, se hagan los estudios de mercado y de coyuntura que garanticen la viabilidad del proyecto, no vaya a ser que nos encontremos con instalaciones fantasma, a lo que lamentablemente se está acostumbrando el paisaje de la Bahía”.

Anuncios