Los administradores concursales autorizan la venta de la maquinaria a dos empresas holandesas · Alestis prevé instalarse en estos terrenos cuando se constituya

delphi1

La administración concursal que aún rige los destinos de lo que queda de la antigua factoría de Delphi en Puerto Real ha adoptado ya una decisión acerca de la maquinaria que la jueza de lo Mercantil, Nuria Orellana, autorizó para la venta ya que no sería necesaria para los nuevos proyectos. Así, la venta se ha adjudicado a las empresas de origen holandés Trooswijk S.L. y Brandford Group L.L.C. Al parecer, la oferta inicial realizada por este binomio empresarial rondaría los diez millones de euros, si bien no es descartable que finalmente la cuantía se haya reducido.

Según explicó a este periódico el representante del sindicato USO, Miguel Paramio, conocieron este extremo el pasado viernes a través de una conversación telefónica con los administradores. El sindicalista explicó que “ya nos habíamos reunido con ellos semanas antes para preguntarles, precisamente, qué pasaba con esta maquinaria; el pasado viernes hablamos con ellos y nos confirmaron la venta”.

Según el representante de USO, a partir de ahora tendrán que decidir, dichos administradores concursales, qué empresa es adjudicataria de las labores de desmontaje de la antigua factoría. Este desguace, añadió Paramio, se alargará por espacio de entre ocho y diez meses, una vez se conozca la adjudicataria. A esta actividad aspiran, a día de hoy, tres contratas, de las que sólo dos podrían tener garantías para acometer dicha labor.

Esto hace que la esperada llegada de Alestis (sociedad del sector aeronáutico) a estos mismos terrenos deba seguir esperando. De hecho, ni tan siquiera se ha constituido como tal.

Hay que recordar que Alestis nace de la unión de las empresas Sacesa, Ficosa y Alcor (SK-10 en la provincia) y que, según anunció la Junta, sería la empresa que más mano de obra excedente de Delphi sería capaz de absorber.

Por contra, para los sindicatos es una buena noticia que se haya producido la autorización para la venta de esta maquinaria ya que desbloquea la situación en la que se encontraban estos terrenos.

Por otro lado, este periódico ha podido saber que, pocos días antes, concretamente en la última semana del mes de octubre, la administración concursal recibió un escrito del otro cliente interesado desde el inicio para hacerse con la maquinaria, la sociedad formada por las empresas Ferbossa (afincada en Cataluña) e Hilco Industrial Europe. En sendos escritos remitidos al Juzgado de lo Mercantil de Cádiz, estos aspirantes a la venta ofrecían un montante de entre cinco y seis millones de euros como aval para efectuar la operación. Asimismo, criticaban ante los administradores el hecho de que se estuviera negociando con Trooswijk y Brandford para adjudicarles la venta sin necesidad de consignar un aval para dicha operación.

logo-diario-de-cadiz1

Anuncios