Han finalizado la formación teórica y ahora se enfrentan a 300 horas de prácticas en la empresa · Los monitores destacan su gran nivel adquirido en poco tiempo y su interés por un sector que desconocían

blas-y-carlos11A pocas semanas de que expiren los cursos de formación que la Junta de Andalucía imparte a los más de 1.500 ex trabajadores de Delphi, sólo unos pocos, concretamente 30, tienen el privilegio de sentirse cerca de la vuelta al mercado laboral. Son los elegidos por la Fundación Faffe para participar en los dos primeros módulos específicos con el objetivo de pasar a formar parte de la plantilla de la empresa del sector aeronáutico SK-10 Andalucía.blas-y-carlos12

Cada día, estos dos grupos de 15 alumnos acuden a las aulas ubicadas en el parque TecnoBahía, en El Puerto. Acaban de finalizar las 200 horas de formación teórica en las que han podido acceder a conocimientos que, hasta ahora, les eran ajenos.

Así lo explica Alicia Real, coordinadora de Faffe para la gestión de los cursos de fabricación de materiales compuestos y de operador de planta. Estos 30 ex trabajadores proceden, según la selección realizada, de Jerez, la Costa Noroeste y algunos de la Sierra gaditana. Posteriormente, para el resto de cursos aún pendientes, se irá llamando a personal del resto de la provincia.

Hay que tener en cuenta que, en total, serán 90 los ex empleados que pasen por estos cursos, pero sólo 54 entrarán a formar parte de la nueva empresa.

Ellos empezaron el pasado 7 de octubre y, tras 10 semanas, han finalizado la formación teórica. Ahora les esperan 300 horas más pero prácticas, repartidas a la mitad entre prácticas en taller y en la propia empresa, ubicada a sólo unos metros de este centro del TecnoBahía.

Para cubrir bien la formación se ha empleado a unos 10 monitores, todos con experiencia profesional en SK-10, EADS y Airbus. Como explica Alicia Real, “los alumnos están muy contentos porque ven que los monitores son profesionales. Además, son los primeros para volver a trabajar, tienen sus evaluaciones, pasan los días y ven que van avanzando. Incluso se acercan por la factoría de SK-10”.

A partir de ahora, para las prácticas, los monitores serán nuevos. Según la experiencia de Alicia Real, “tanto monitores como alumnos están muy animados. Al principio los ex trabajadores tenían miedo a lo que se les venía encima, pero hoy día incluso tienen una soltura muy elevada. Siguen en paro pero están mucho más contentos”.

Uno de esos monitores de la etapa teórica es Wenceslao Escamilla, con experiencia docente desde el año 1998 y su valoración no puede ser más positiva: “Han estado en un sector puntero, tenían la vida solucionada. Pasó lo que pasó y están que no terminan de creerse el mundo en el que están entrando. Cuando lo hagan comprobarán que esto está hecho para que la gente trabaje, lo verán con sus propios ojos”. Eso sí, este profesional del sector tiene claro que la oportunidad que se les presenta es única y deben aprovecharla: “Son los primeros que tendrán la opción de volver a trabajar y deben ser los mejores los que entren, para que el empresario los vea como una apuesta de futuro”.

logo-diario-de-cadiz6

Anuncios