Dos ex trabajadores de la multinacional narran su experiencia en los cursos

blas-y-carlos1Aún no se lo creen. Carlos y Blas son dos de los 30 alumnos que se forman para optar a una plaza en SK-10. Carlos llevaba 25 años en Delphi y Blas, 22.

Ambos desconocen el proceso de selección que les ha llevado hasta el TecnoBahía. Carlos asegura que “esta elección es positiva en tanto que han pensado en nosotros; no sé cómo habrá sido la selección, pero claro, somos muy pocos de todo el colectivo”. En su opinión, la formación que reciben varía muy poco con respecto a la que ya tenían, según la materia. “En materia de prevención de riesgos laborales, quizás estemos incluso por delante de mucha gente, que es lo que nos da seguridad. Con respecto a otras materias, son completamente distintas, nuevas, pasamos de pasar componentes para automóvil a componentes de algo que no hemos visto nunca”, explica. Su ánimo es tal que incluso, como reconoce Carlos, ya han visitado la cercana factoría de SK-10 “porque no conocemos lo que vamos a hacer, salvo algunas pruebas que hemos hecho”.

Con respecto al resto de compañeros de la ex plantilla de Delphi, reconoce que apenas tienen contacto con la mayoría, ya que son de poblaciones distintas.

Para su compañero Blas, su elección fue “una sorpresa mayúscula, porque éramos 1.800, y que entre los primeros 90 que van a volver a trabajar estés tú, pues no te lo esperas. Estamos encantados”.

Sobre los docentes, asegura que “nos dicen que estamos por delante en algunas materias que como veníamos de Delphi. Antes nos enfrentábamos a un proceso de fabricación más automático, y aquí parece que es mucho más manual, pero es una empresa grande y con mucha inversión en tecnología. Ahora cambiamos de sector y estamos viendo el tema de fibra de carbono”.

Al respecto, añade que “cuando empezamos, nos hablaban de fibra de carbono y no teníamos ni idea; después de mes y medio ya lo vemos como algo que casi tocamos. El planteamiento es bueno y ya que empezamos el práctico nos vemos capacitados para trabajar en ello”.

Blas también se acuerda de sus ex compañeros: “He estado con gente de Jerez y están contentos, aunque no les haya tocado, pero son optimistas porque se demuestra que por lo menos ya hay algo en marcha. Por este proceso va a pasar todo el mundo, un proceso de selección y formación para recolocarse”.

logo-diario-de-cadiz7

Anuncios