La propuesta sindical rebaja la edad mínima a los 50 años y beneficiaría a 350 empleados La formación específica para tres compañías comenzará en el primer semestre de 2009

Final del formulario

comision-15_12El colectivo de afectados por el cierre de Delphi tendrá una segunda tanda de prejubilaciones. Así lo confirmaron ayer en Sevilla los viceconsejeros de Empleo e Innovación, Agustín Barberá y Jesús María Rodríguez, respectivamente, tras la reunión de la comisión de seguimiento de los asuntos relacionados con el cierre de la factoría. Ambos eludieron pronunciarse sobre los nuevos requisitos que tendrán que cumplir los ex trabajadores de la multinacional para acogerse a esta nueva medida sociolaboral, según denomina la Administración autonómica a estas prejubilaciones.

La propuesta que han puesto sobre la mesa las formaciones sindicales mayoritarias (CC OO y UGT) rebajan la edad de la jubilación anticipada hasta los 50 años. El acuerdo aprobado al respecto hace ahora un año y que supuso el retiro anticipado de 150 trabajadores de este colectivo exigía haber cumplido los 53 años a 31 de diciembre de 2007. La propuesta de los sindicatos implicaría la salida del mercado laboral de entre 350 y 360 de los afectados de la clausura de la fábrica puertorrealeña, según apuntó Salvador Marchante (CC OO), antiguo secretario del ya extinto comité de empresa de Delphi.

Barberá señaló que las prejubilaciones se previeron desde el primer acuerdo de colaboración que suscribieron la Junta y los sindicatos de forma conjunta. «Ya ha pasado un año desde el anterior proceso y, lógicamente, tendremos que abrirlo ahora» de nuevo, explicó el viceconsejero de Empleo. Nada dijo, sin embargo, sobre la edad mínima para acogerse a unas nuevas prejubilaciones. Argumentó que se trata de una cuestión que tendrán que estudiar y que se pondrá sobre la mesa en la próxima reunión de la comisión de seguimiento. Este nuevo encuentro tendrá lugar entre el 12 y el 16 de enero, aunque la fecha no está fijada.

Los criterios

Los criterios que se siguieron en la primera tanda de retiros acordada por la Administración y los sindicatos implicaban una edad mínima de 53 años a fin de 2007. Asimismo, los beneficiarios realizaron una aportación personal entregando una parte de la indemnización recibida por el cierre de la compañía que se calculaba en función de la edad. Los que contaran con la mínima entregaron el 40% del dinero recibido. Y por cada año más que tuviera el afectado, la aportación se reducía en dos puntos porcentuales. El salario anual de garantía se estableció en 21.615 euros brutos anuales. Con una deducción del 14% de IRPF, se percibirían 12 mensualidades de 1.550 euros.

La Junta ha recibido también con buenos ojos la propuesta sindical relacionada con el grupo de 40 trabajadores afectados por incapacidades laborales que adelantó este periódico. La Administración ha accedido, aunque las condiciones se determinarán en la próxima reunión de este órgano. Los representantes de los trabajadores solicitaron que este colectivo reciba un complemento salarial que les permita alcanzar el 75% de las retribuciones que percibían en activo hasta que cumplan los 55 años para evitar que pasen la jubilación con la mitad de los ingresos con los que contaban cuando estaban en activo. El acta del encuentro celebrado ayer también establece que en la mesa de seguimiento que tendrá lugar en en enero también se abordará la reposición de las prestaciones por desempleo -llamado contador cero-. Los sindicatos pidieron que se establezca un protocolo que permita agilizar la tramitación administrativa de esta cuestión. El secretario general de la Federación del Metal, la Construcción y Afines (MCA) de UGT-A, Manuel Jiménez, aseguró que este asunto está cerrado y que sólo falta darle la forma necesaria para que los afectados que puedan necesitarla la obtengan de forma rápida inmediatamente después de agotar la prestación inicial.

Nuevo calendario

Entre los trabajadores se esperaba que en la comisión de ayer se anunciara el inicio de los cursos de formación específica diseñados para entrar a trabajar en las empresas que se instalarán en la Bahía y de los que sólo ha empezado uno hasta ahora -el de la Aeronáutica portuense SK10 Andalucía, que están recibiendo 90 ex trabajadores de Delphi y tras el que la firma contratará a un mínimo de 54 de estos desempleados-. Sin embargo, no hay nuevos cursos por ahora. El próximo 19 de enero finalizará el proceso formativo actual y los miembros de la antigua plantilla de la multinacional dejarán las aulas, por el momento. Barberá y Rodríguez informaron de que durante el primer semestre del próximo año darán comienzo las iniciativas didácticas dirigidas a los futuros operarios de las fotovoltaicas TerraSun y Gadir Solar, así como de la fabricante de palas para molinos eólicos Aeroblade. El viceconsejero de Empleo también apuntó que el resto de empresas aún tienen que concretar el perfil de formación que necesitarán para sus empleados. El secretario de Acción Sindical de la Federación Minerometalúrgica de CC OO-A, Enrique Jiménez, manifestó al respecto que espera que, en la reunión de enero, la Junta de cifras aproximadas de cuántos trabajadores se podrán recolocar en cada una de las empresas, así como el calendario de los cursos de formación específica.

jlopez@lavozdigital.es

logotipo_lavoz5

Anuncios