El tercer aniversario del cierre llega sin las expectativas de empleo cumplidas y con otra remesa de prejubilados por falta de ubicación

https://i2.wp.com/www.cotizalia.com/fotos/economia/2007070552antonio%20pina_delphi.jpg
Antonio Pina, emblema de la lucha obrera en Delphi, se encontraba ayer rodeado de papeles y archivos y con un teléfono en cada oreja. El líder sindical ha traspasado su gestión a otro compañero en el dispositivo de seguimiento que se habilitó hace tres años para formar y recolocar a la plantilla de la planta de Puerto Real. Antonio Pina tiene 50 años y entra en el próximo contingente de prejubilados de la extinta Delphi ante la dificultad que existe para este colectivo de encontrar trabajo. El próximo 1 de marzo será un prejubilado más.
Pina, ex presidente del comité de empresa, se va con un mal sabor de boca. Reconoce que «ha existido un doble lenguaje en este asunto y, al final, ningún empresario ha venido a montar una gran empresa a la Bahía para recolocar esa mano de obra de cincuenta años». Antonio Pina prefiere hablar de trabajo antes que de prejubilaciones.
El 22 de febrero de 2007, la dirección de Delphi anunciaba su decisión firme de cerrar su planta de Puerto Real por «altos costes y continuas pérdidas». Uno de los gigantes de la automoción daba por finalizada su relación con la Bahía después de 25 años. La medida dejaba en la calle a 1.600 trabajadores y ponía en peligro a otro millar de empleos indirectos. Después del shock vinieron las protestas, la huelga general del 18 de abril y la manifestación del 1 de marzo. La situación obligó al Gobierno central y a la Junta a tomar cartas en el asunto y fijar medidas para paliar la hecatombe laboral provocada por el desmantelamiento de Delphi. El 4 de julio de 2007 se firma el protocolo por el que la Junta se compromete a recolocar a los 1.600 trabajadores mediante la implantación en la Bahía de diez empresas.
Meses más tarde, el número de recolocaciones que asume el Gobierno regional es de 1.889 tras incorporar al contigente de Delphi a los trabajadores eventuales.
Tres años después del cierre, el balance no ha sido el deseado y, menos aún, el anunciado. En la primera criba se prejubilaron 305 trabajadores y 256 salieron del dispositivo para buscar trabajo por su cuenta, mientras que otros 83 se acogieron a la invalidez permanente. El saldo que resultaba para recolocar a partir de entonces era de 1.245 ex trabajadores. Todos se han canalizado a través de cursos de formación.
Las diez empresas anunciadas sufrieron también los envites de la crisis y sólo seis han mantenido su oferta en la Bahía (Sadiel, Alestis, Gadir Solar, Terrasun, Componentes Nanotecnológicos y Blue Energy). A la espera de mejores tiempos para la inversión se encuentran Génesis Solar, Aeroblade y Celulosa Investment. Las tres siguen con su proyecto, pero sin fecha para implantarlo.
Así, el mercado laboral de los ex Dephi se resume en que 350 están contratados para entrar en Alestis. De momento, siguen en cursos de formación hasta la apertura de la planta. Otros 62 aguardan el turno para las empresas de Componente Nanotecnológicos y Blue Energy, mientras que 102 sí cuentan ya con un trabajo y una nómina en Gadir Solar y otros cuatro en Terrasun.
Otros 527 siguen en formación y 400 se prejubilan el mes que viene con 50 años.
J. RODRIGUEZ Y A. JUNCAL

https://i1.wp.com/foros.lavozdigital.es/styles/blue2/imageset/site_logo.gif

Anuncios