En septiembre pasarán por Consejo de Gobierno de la Junta cuatro proyectos vinculados a otros sectores distintos al Metal y los sindicatos lo saben desde el martes. · Son empresas con no más de 40 empleos

Los sindicatos saben desde el martes que los ex Delphi tendrán que rebajar sus pretensiones. Así lo aseguró ayer este periódico el responsable del Plan Bahía Competitiva, Antonio Perales, quien a partir de ahora tendrá la difícil tarea de seguir atrayendo nuevos negocios para recolocar a los ex operarios de la multinacional. Sin embargo, la situación de hoy no es la que era en julio de 2007, cuando se firmó el protocolo para buscar nuevos empleos a los afectados por el cierre. Y ese cambio le ha sido comunicado a los representantes sindicales que asistieron a la reunión del pasado martes en Sevilla. Perales explicó que “teníamos muchas dificultades en reubicar a los trabajadores de Delphi por varios motivos. El primero, que grandes empresas interesadas en venir a la Bahía, por ahora, no hay. Siempre hay consultoras que te preguntan, pero de ahí a la realidad hay un abismo. Algunas cosas pueden pasar de todas formas, pero lo que está llegando son empresas que necesitan 20, 30 ó 40 trabajadores, no más. Y no todas se incluyen en el convenio del Metal”

Perales citó como ejemplo a la empresa Oromas, del Grupo Vilafranquina, que va a crear 46 empleos. Este negocio aplicará el convenio de alimentación, no del Metal.

Además, adelantó que a final de septiembre “se van a aprobar de cinco a seis proyectos, y no todos son del Metal. Se ha dado el caso de que llega una empresa y se le dice: tienes que contratar a ex Delphi en el ámbito de la Bahía de Cádiz, que ahí no hay problemas; ser fijos y con el convenio del Metal, y te dicen que no, que lo que no pueden pagar es por encima del convenio de su sector. Eso se lo hemos dicho a los sindicatos, lo saben porque lo dijimos en la reunión, que es lo que hay”.

Además, no todas las empresas van a aplicar el convenio del Metal, porque, por seguir con el caso de Oromas, “no va a contratar a unos trabajadores para pagarles según el Metal y a otros el convenio de alimentación, porque crearía agravios”.

El responsable de Bahía Competitiva recordó que en la cita de Sevilla también se acordó que en septiembre “les pasaremos la relación de empresas que se van a instalar, las que ya tienen aprobadas las ayudas, de qué sector son, veremos los convenios y las diferencias que hay entre convenios. Pero se ha dejado muy claro que nada de prejubilaciones, no más políticas activas de empleo, sí al compromiso de recolocarlos y el trabajador tendrá que aceptar lo que haya, porque con más de cuatro millones de parados no puede rechazarse el trabajo que sea”.

Lo suscrito en 2007 por la Junta y los sindicatos fue, según Perales, un error estratégico, “porque nadie sabía que iba a pasar lo que ha pasado, hubo realmente una serie de empresas que querían venir”.

Lo que venga a partir de ahora será, por tanto, muy distinto. “Hoy lo que existen son medianas empresas que hemos captado y que vienen de fuera, de territorio nacional, como Galicia o el País Vasco, pero también vienen de otros países”. La previsión de Antonio Perales es que, a finales de septiembre, hayan pasado por el Consejo de Gobierno de la Junta al menos tres o cuatro nuevos proyectos “que son muy interesantes, porque tienen un nivel tecnológico importante, con una plantilla de 20 a 30 personas y de sectores de futuro: energías renovables, calidad de vida, transformación de productos, etc”. Se trata, según detalló, “de medianas empresas con alta tecnología y que, muchas, tienen su punto de mira puesto en el norte de Africa, y la provincia de Cádiz sería un enlace, una plataforma desde la que llegar a esa zona, que va a ser muy importante en poco tiempo”.

Anuncios