Alrededor de 150 ex trabajadores de Delphi se concentraron en la mañana de ayer en las afueras de la antigua factoría para recordar a la Junta «su promesa de una nueva reindustrialización para la Bahía», que iría más allá del colectivo, y habría asegurado en su día la creación de «más de 4.000 empleos» en la comarca.
La de este sábado fue ya la tercera convocatoria consecutiva, con una gran mayoría de asistentes incluidos entre los 600 operarios a los que todavía no se ha encontrado acomodo laboral. «Queremos que se cumpla el protocolo firmado, y que no se ponga a la crisis como excusa para no cumplir», defienden.
En este sentido, se duelen de ciertos prejuicios por parte de algún sector de la opinión pública: «La manija de la culpabilidad que la Junta ha girado hacia nosotros es cosa de los políticos, que no cumplen con su deber», postulan.
Los integrantes de la asamblea, ajena a los sindicatos, reclaman un empleo «de calidad y digno para la persona». En este sentido, demandan que «el dinero que se ha gastado para formación durante no vaya a la basura», una posibilidad que, en caso de materializarse, estiman que «sería un fracaso político».
El martes pasado acudieron a las oficinas del Dispositivo de Tratamiento Singular en Jerez, para hacer patente su malestar. De todos modos, casi todo queda a expensas de la reunión comprometida entre la administración autonómica y los sindicatos, en la que se iban a dar más detalles sobre las empresas por llegar. La cita, en principio prevista para este mes, se ha trasladado a octubre para no coincidir con el escenario de la huelga general
Los antiguos operarios recuerdan que «la Junta dijo en su día que iba a traer 14 empresas», a lo que oponen la única llegada de Alestis Aerospace y Gadir Solar, además de las prejubilaciones. Aun con ello, matizan que «los 350 de Alestis todavía no están trabajando, y los 100 de Gadir Solar han tenido que aceptar ciertas condiciones».
Anuncios