Unos 250 ex trabajadores de Delphi, de los 600 sin empresa asignada aún, volvieron a concentrarse ayer en su cita quincenal a las puertas de su antigua factoría.

En la convocatoria, estuvo muy presente la retrasada reunión entre la Junta de Andalucía y los sindicatos, respecto a la que aseguraron que «a la hora y el día que se convoque habrá que ir, cueste lo que cueste».

La pretensión del colectivo es que a ese foro se pudieran incorporar dos de sus miembros, para luego aportar la información que se obtenga al respecto. Ante la amenaza de que la cita se fuera posponiendo hasta el próximo mes de febrero, el grupo ha fijado la de mediados de octubre como fecha límite antes de afrontar posibles movilizaciones.

Los afectados han reclamado igualmente que, tras la celebración de la mesa negociadora, los sindicatos organicen una asamblea conjunta a través de la cual se validen los acuerdos que se puedan adoptar.

Anuncios