La reunión entre los ex trabajadores de Delphi y la Junta acaba de terminar en un rotundo fracaso. Los representantes de la administración regional han reconocido abiertamente que a partir del próximo febrero dan por zanjado el asunto y se comprometen a recolocar a 150 empleados de los 600 que aún quedan sin ubicación laboral.
Los cuatro sindicatos han firmado una acta de desacuerdo y han rechazado las propuestas de la Junta. Los representantes de los trabajadores denuncian que la Junta no cumple con el compromiso firmado en julio de 2007 sobre la recolocación total de la plantilla.
Finalmente, en la reunión se ha tratado el tema de los terrenos que ocupa la factoría de Puerto Real. Delphi no pagará 10 millones de euros, como se comprometió, para saldar las cuentas con sus acreedores. Esto quiere decir que los administradores concursales tendrán que subastar la factoría para cubrir la deuda.
Anuncios