Acuerdo de 4 de julio de 2007, firmado por la Consejería de Empleo, la de Innovación y cuatro sindicatos, en su página 3, apartado 3 de las estipulaciones: “DASHI -Delphi Puerto Real-, ampliando la oferta voluntaria asumida en su día, financiará la citada suma de 120 millones de euros brutos al objeto exclusivo de abonar los importes correspondientes a las extinciones de contratos de trabajo”. Líneas más abajo, se puede leer: “Teniendo en cuenta que el montante global indemnizatorio que establece la empresa se encuentra limitado a la cifra ya mencionada de 120 millones de euros brutos, como criterio preferente se establece que cada trabajador percibirá 45 días de salario por año de servicio (…) sin que el importe individual resultante pueda ser superior a 200.000 euros”.

Según el consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Manuel Recio, han participado en el proceso de recolocación y, por tanto, de formación previo durante estos tres años, 1.800 ex trabajadores de Delphi.

Si a cada uno de ellos le ha correspondido 100.000 euros de media como indemnización, como aseguró ayer Recio en el Parlamento, resulta que DASHI tuvo que pagar 180 millones de euros. El problema es que está firmado que el pago fue de 120 millones de euros.

Además, como explicó ayer el responsable de CCOO en este asunto, Francisco Cárdenas: los 600 que quedan pendientes de recolocar recibieron una indemnización bruta de poco más de 30.000 euros. “La indemnización que nos dieron fue de 20 días, y el resto hasta los 45 hubo que declararlo a Hacienda. Es imposible, no salen las cuentas por ningún lado”.

Es más, como también recordó Francisco Cárdenas: hubo ex empleados de Delphi incluidos en este plan de recolocación que sólo contaban con una fijeza de cinco años en la plantilla, a raíz del último convenio suscrito antes del cierre. “Estas personas no recibieron más de 11.000 euros de indemnización por el tiempo que llevaban”.

Y claro que hubo quien percibió 100.000 euros, incluso 200.000. Estos ex operarios de Delphi, como recuerda Cárdenas, “no eran curritos; eran jefes, y estamos hablando de no más de 30 personas”. Otras fuentes sindicales quisieron explicar también ayer que, además, quienes recibieron las indemnizaciones más altas fueron, precisamente, quienes ya están prejubilados (llevaban más tiempo en la fábrica y, por tanto, su indemnización tuvo que ser forzosamente mayor) y quienes han encontrado trabajo en otro sitio por su mayor categoría profesional en la antigua Delphi.

El caso es que las cuentas del consejero de Empleo, Manuel Recio, encendieron los ánimos de este colectivo, presente ayer en la sesión parlamentaria. Para recibir 100.000 euros de media, además de que DASHI debería haber pagado mucho más de lo que pagó, cada operario de la antigua planta tendría que haber cobrado al mes una media de 2.600 euros durante al menos 25 años. No se sostiene.

El caso es que, según indicó ayer Cárdenas, el sueldo de un operario medio en la antigua fábrica de Puerto Real no pasaba de 1.600 ó 1.700 euros. Si se hace el cálculo, la indemnización para un trabajador que cumpla este supuesto sería, sólo si permaneció en Delphi durante 25 años, de 60.000 euros brutos, a los que habría que restar lo correspondiente a Hacienda.

O Recio no leyó esta parte del acuerdo, o sí…

Acta Final 04072007

 


Anuncios