La Administración concursal de Delphi Automotive System España (DASE) ha propuesto al Juzgado de lo Mercantil de Cádiz un plan de liquidación de los bienes y derechos integrados en la masa activa del concurso que implica la venta del terreno y las edificaciones en un plazo de menos de cinco meses, tiempo en que no descarta el alquiler con opción a compra para generar rentas y suscitar el interés de inversores financieros alternativos.

En el plan de liquidación, al que ha tenido acceso Europa Press, los administradores concursales hacen referencia a cambios significativos en el inventario de bienes y derechos en los últimos cuatro años. Entre ellos, destaca el pago de las indemnizaciones por despido a los trabajadores -120 millones de euros—, la venta de toda la maquinaria -una parte en subasta y el resto como chatarra-y el pago de todos los créditos devengados contra la masa.

En cuanto al terreno, detalla que se trata de una parcela ubicada en el polígono industrial El Trocadero, en Puerto Real (Cádiz), que en su interior encierra 278.784 metros cuadrados. Sobre ella se levanta un edificio de administración de dos plantas; la planta de fabricación Delco; la planta de energía, servicios auxiliares y tratamiento de aguas residuales; la planta de fabricación Saginaw y la planta U1.

El suelo está calificado como suelo urbano no consolidado de uso industrial, siendo su edificabilidad máxima de 86.733 metros cuadrados. Los administradores concursales apuntan que para la ordenación interior será necesaria la tramitación de un Plan Parcial que desarrolle la actuación en manzanas resultantes, contemplan la posibilidad de varios accesos, aparcamientos y un apeadero de ferrocarril.

En cuanto a la valoración, hacen referencia a la realizada por Luso-Roux, S.L. en diciembre de 2009, establece un valor de los edificios y terrenos, en uso continuado o uso industrial, de 43,96 millones de euros, y un valor de liquidación de 33,03 millones. No obstante, la administración concursal solicitará una actualización de la valoración efectuada, que servirá como fundamental referencia al proceso de venta.

Venta en cuatro fases

Para los administradores concursales, el activo inmobiliario -terreno y edificaciones-es el “principal” activo de la sociedad, proponiendo para su liquidación un procedimiento en cuatro fases, siendo la primera de ellas la de prospección del mercado y recepción de ofertas no vinculantes.

En esta fase, que se prolongaría durante tres meses, se abriría un proceso competitivo que dé cabida a la mayor cantidad de potenciales inversores interesados. Posteriormente, se abriría una fase de recepción de ofertas vinculantes y venta directa a la mejor oferta. Especifican que el pago sería al contado y que el tiempo estimado para el desarrollo de esta fase es de seis semanas.

Aunque la venta es la “opción preferente”, la administración evaluará una fase de arrendamiento con opción a compra como alternativa. Se trata de un método de generación de rentas que suscitaría el interés de potenciales inversores financieros alternativos.

En este punto, destacan que el arrendamiento se ha configurado como una de las opciones que más interés han suscitado en las fases anteriores del concurso, habiéndose producido y negociado ofertas que finalmente no se han materializado.

Adjudicación o venta

Los administradores concursales precisan que los criterios para seleccionar a los inversores se basarán en la validación de la documentación presentada por el ofertante, la cuantía del precio ofertado y la solvencia y capacidad financiera del ofertante.

Una vez identificados los inversores potenciales, la administración concursal se pondrá en contacto con cada uno para solicitar su oferta con carácter vinculante. En caso de igualdad de ofertas, se convocará a los implicados para que puedan mejorarla en el plazo de diez días. Seguidamente, se adjudicará el activo a la mejor oferta.

Finalmente, apunta que para dotar al proceso de la “máxima transparencia” se informará al juzgado de todas las ofertas vinculantes recibidas antes de proceder a la adjudicación del activo y añade que en caso de que la mejor oferta no alcance el valor de la liquidación, según la valoración solicitada en esta fase, la administración concursal solicitará autorización al juzgado para la adjudicación.

 


Anuncios