Los extrabajadores de Delphi ocuparon en la tarde de ayer durante unos minutos los terrenos de la factoría accediendo por un hueco abierto en la malla que cierra la entrada principal a la planta.

“Esto es nuestro y esto es un aviso” gritó el representante de CCOO Francisco Cárdenas al final de la asamblea celebrada a las puertas de las instalaciones cerradas y bajo vigilancia de un guarda jurado que no pudo hacer nada para impedir la ocupación. A la asamblea acudieron la mayoría de los 600 extrabajadores de Delphi que aun no han sido recolocados. Los antiguos operarios de la factoría puertorealeña mostraron carteles en los que se podían leer mensajes como “esperando desde 2007 la llegada de empresas” o “por el cumplimiento de los acuerdos”. Estos acuerdos se refieren a los firmados el 4 de julio de 2007 por los que los activos de la empresa fueron legados a los trabajadores.

La acción se enmarca en una campaña reivindicativa para presionar a la Junta de Andalucía para que adquiera los terrenos e instalaciones que quedan en pie, valorados en unos 28 millones de euros, que han entrado en fase de subasta pública una vez concluido el plan de liquidación.

También dentro de la campaña se plantea una concentración a las puertas del Palacio Provincial durante la celebración del próximo Pleno de la Diputación de Cádiz para exigir al nuevo Gobierno de la provincia que refrende lo firmado por el anterior Ejecutivo, “el compromiso de la Administración pública en torno a lo industrial”, recordó el representante de CCOO.

El plan de liquidación no ha logrado satisfacer todas las deudas con los acreedores, estimándose que quedan 16 millones de euros, por lo que los trabajadores temen que el dinero obtenido en la subasta se destine al pago de las facturas que restan. Además, advierten a los inversores privados que estén interesados en adquirir en subasta los terrenos e instalaciones “que sepan que tendrán que asumir una hipoteca de 600 trabajadores”.
Los ex de Delphi proponen que los terrenos y las instalaciones se utilicen para ubicar una empresa “que nos contrate de manera indefinida en un proyecto industrial de gran calado que, además, sirva para generara empleo en toda la Bahía de Cádiz”, explicó a este medio Francisco Cárdenas.

Antonio Montoro, de UGT, indicó que “los terrenos son fundamentales para la reindustrialización de la zona” y recordó que la ubicación en ellos de una empresa importante “atraerá a otras muchas auxiliares que generarán muchos puestos de trabajo”. En opinión del sindicalista, “no puede ser que todo el terreno y las instalaciones sean para una empresa de cincuenta trabajadores”.

Por su parte, José Roja de CGT, subrayó que “no vamos a permitir que especulen con los terrenos”.
Los terrenos sobre los que se asienta lo que queda de la planta de Delphi ocupan una superficie de 280.000 metros cuadrados, con una infraestructura eléctrica que soporta una potencia superior a la de planta de Acerinox en el Campo de Gibraltar y con una cimentación de micropilares que se asientan a treinta metros de profundidad.
“Sería una pena que unos terrenos de estas dimensiones, con estas características y con esta ubicación se quedaran para la especulación”, sentenció Cárdenas.

Anuncios