El vicepresidente de Política Territorial mantuvo un encuentro con representantes de los sindicatos CGT y USO para trasladarles que el Ejecutivo está trabajando en una solución al conflicto.

Representantes de los sindicatos CGT y USO, ambos implicados en el conflicto abierto tras el cierre de Delphi, han sido atendidos este lunes por el vicepresidente de Política Territorial, Manuel Chaves, a su salida de una reunión celebrada en la capital gaditana, trasladando a los citados sindicalistas que el Ejecutivo central «mantiene sus compromisos» en relación a los antiguos terrenos de la multinacional de automoción en Puerto Real.

Fuentes de USO han explicado que han entregado a Chaves el auto del Juzgado de lo Mercantil de Cádiz autorizando el plan de liquidación propuesto por los administradores concursales, al tiempo que le han recordado que él mismo propició y participó en una reunión con representantes de los ministerios de Industria y Trabajo para abordar el tema, centrada fundamentalmente en lo relativo a los terrenos.

Según las mismas fuentes, el expresidente de la Junta de Andalucía ha asegurado que «está en ello» y que «mantiene el compromiso adquirido». Dicen que Chaves ha sido «tajante», con lo que se han mostrado «gratamente sorprendidos».

Asimismo, han aprovechado la asistencia al mismo acto del presidente de la Diputación, José Loaiza (PP), quien les ha trasladado que va a procurar que la reunión que se comprometió a propiciar con el presidente del PP-A, Javier Arenas, para abordar este asunto se celebre «lo antes posible».

Finalmente, los representantes sindicales también se han dirigido al consejero de Gobernación y Justicia, Francisco Menacho, que, según dicen, también les ha prometido que propiciará que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, les atienda para escuchar las reclamaciones que le trasladen en nombre del colectivo de afectados por el cierre de Delphi.

Anuncios