Los cuatro sindicatos representantes del colectivo de ex-trabajadores de Delphi, en relación con la noticia aparecida en el día de hoy sobre el juicio celebrado ayer, entre D. Fernando Santiago y D. Manuel Cádiz, quieren hacer las siguientes consideraciones:

1.- El periodista D. Fernando Santiago había denunciado por lesiones, pero D. Manuel Cádiz Había formulado, antes de los hechos enjuiciados, denuncia por insultos contra el Sr. Santiago.

2.- En la Sala del Juicio no había más de 6 personas en el público, por lo que no cabe hablar de que la Sala estaba abarrotada.

3.- Fuera, en la calle, no había ninguna multitud, ya que no más de 30 amigos de Manuel Cádiz habían acudido para apoyarle. No cabe, por tanto, hablar de disturbios, ni de que las fuerzas del orden tuvieran que intervenir en ningún momento, ni de que se impidiera o dificultara el acceso al Juzgado.

4.- El asunto enjuiciado era de índole estrictamente personal. Concretamente, derivado de la solicitud sobre unas barreras arquitectónicas que impedían los movimientos de una hija de D. Manuel Cádiz, que está aquejada de una grave incapacidad, fue en estos momentos cuando D. Fernando Santiago arremete en su blog contra D. Manuel Cádiz, acudiendo este, como cualquier ciudadano a la justicia, durante el mes de octubre, produciéndose en incidente enjuiciado el 21 de enero.

5.- Precisamente por ser de índole privada y no derivada de su condición de extrabajador de Delphi, estos sindicatos no formularon ninguna convocatoria para concentrarse ante el Juzgado. Ello sin perjuicio de que sus amigos (exdelphi y no exdelphi) quisieran acompañarle en ese trance.

6.- Sorprende que los periodistas que dan cuenta de la noticia puedan describir las imágenes del vídeo de los hechos, ya que éstas solo fueron vistas por las partes intervinientes en el juicio. Casualmente los hechos que estos periodistas describen, coinciden fielmente con el relato formulado por el letrado del Sr. Santiago.

Comprendemos perfectamente que en un juicio entre el Presidente de la Asociación de los periodistas y un simple trabajador y padre de familia, los periodistas que informan, puedan no ser precisamente neutrales, pero sí es esperable que la desmesura no sea excesiva.

En definitiva, queremos poner de manifiesto que, contra el interés de algunos de presentar como conflictivo y, poco menos que agresivo, al colectivo de extrabajadores de Delphi, oponemos, sencillamente, lo que ocurrió.

No es ético hacer pasar por un conflicto de este colectivo, lo que no fue sino un enfrentamiento privado relativo a la vida personal y familiar. Condenamos cualquier forma de violencia, como hemos hecho siempre, pero quien se envuelve en la bandera del conflicto social, disfrazando así un problema personal, esta enmascarando la verdad, que es la que nos debe presidir a todos y, muy especialmente, a ese dignísimo oficio de periodista.

 

Anuncios