La Junta estudia de qué manera se pueden poner en marcha los contratos

Los cuatro sindicatos de Delphi (CCOO, UGT, CGT y USO), agotaron en la tarde de ayer una de sus últimas balas para intentar aclarar el futuro de casi medio millar de extrabajadores de la antigua multinacional, al menos antes de las cercanas elecciones autonómicas del 25 de marzo.

Los representantes de este colectivo habían decidido mantener un encierro en la Delegación Provincial de Empleo hasta no tener una fecha de reunión con responsables de la Junta. El mismo día de ese encierro hubo propuesta y la reunión, finalmente, se celebró ayer a las dos de la tarde en el despacho del delegado provincial de Empleo, Juan Bouza. Lo más trascendente de este encuentro, al que asistieron responsables de la Dirección General de Formación del Servicio Andaluz de Empleo (SAE), fue el compromiso alcanzado por éstos y el propio Bouza de analizar, entre técnicos de Cádiz y Sevilla, la forma de sacar adelante unos nuevos contratos que permitan que un buen número de los ex Delphi aún sin recolocar realicen prácticas en empresas de la comarca.

Según explicó ayer al término de la reunión el representante de UGT en la comisión de Delphi, Antonio Montoro, hay entre ocho y diez empresas interesadas en participar de este proceso. Consistiría, básicamente, en que estos negocios asentados en Cádiz, El Puerto, Puerto Real, Chiclana y hasta Jerez, estarían dispuestos a contar con ex trabajadores de Delphi con unos contratos de formación en prácticas por los que estos negocios no tendrían que pagar nada a los operarios y, además, éstos tendrían el beneficio de que el empresario siempre tendría la opción de contar con él una vez finalizase el proceso formativo, esta vez con un contrato laboral.

Esto es así porque, como se recordará, los ex Delphi aún se encuentran en periodo de formación que impartirá, hasta el 30 de septiembre próximo, la Fundación Universidad Empresa de la Universidad de Cádiz (Fueca).

Por eso, reiteró Montoro, “buscamos la forma de encajar todo esto siempre desde la más estricta legalidad, que quede muy claro, y exigimos que no se destinen más fondos económicos que no sean los ya aprobados para el actual proceso formativo”.

Aunque no hay un número concreto de ex trabajadores que se verían beneficiados de esta iniciativa, sí sería “importante”, según Montoro, aunque no todos. Los sindicatos tienen la esperanza depositada en que, una vez comiencen a ponerse en marcha estos contratos y las empresas incluyan en sus plantillas a los ex operarios de Delphi, “otros negocios den el paso adelante, y se les quite el miedo que puedan tener a los ex Delphi, por culpa de ese bulo que se ha extendido de forma injusta sobre este colectivo; vamos a seguir demostrando que somos tan buenos trabajadores como lo fuimos antes y como el resto”.

De momento, las empresas interesadas en este colectivo pertenecen, casi en su totalidad, al sector del Metal y se trata de firmas de reconocido prestigio, según apuntaron ayer los sindicatos.

Anuncios