Gadir Solar, del Grupo Aurantia, una de las pocas empresas que ha recalado en la Bahía para amortiguar el cierre de Delphi, y que se encontraba en estos momentos soportando un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con caducidad hasta el 9 de mayo, ha comunicado el martes día 13 a los representantes de los trabajadores un expediente extintivo para el conjunto de la plantilla -196 operarios- a 15 días vista, lo que significa que si antes de que pasen estas dos semanas no existe acuerdo entre las partes, sería aplicado el expediente de acuerdo con la nueva reforma laboral.

El comité de empresa de Gadir Solar -dedicada a la fabricación de placas solares- y la dirección de esta empresa del Grupo Aurantia alcanzaron en agosto de 2011 un acuerdo para hacer efectivo un ERTE de seis meses, teniendo en cuenta la situación del mercado global. El mismo establecía la creación de una comisión que velaría porque se cumplieran todos los puntos, así como conocer los planes de viabilidad de la empresa. En febrero, la empresa pidió ampliar en tres meses más el ERTE.

“LA COYUNTURA DEL SECTOR A NIVEL INTERNACIONAL ES MUY COMPLEJA”

Cadmos Energías Renovables, accionista único de la sociedad Gadir Solar, explica en un comunicado remitido a este periódico que “las dificultades que han condicionado la continuidad del proyecto lamentablemente siguen agravándose. El sector de las energías renovables, dependientes todavía hoy de una política pública de ayudas, está sufriendo una profunda crisis y las decisiones políticas no hacen previsible un escenario cierto en el medio plazo de posibles soluciones. En particular el sector fotovoltaico está paralizado, no hay actividad y no hay previsión de cuando podría producirse una reactivación del sector. La crisis de este tipo de energías es global y los proyectos internacionales que eran una oportunidad para esta sociedad se han paralizado o suspendido en muchos caso de manera indefinida”.

De este modo, la representación de la empresa puertorrealeña argumenta que “no es posible en este contexto mantener un ERTE durante más tiempo, dado que no es previsible cuando se podrán realmente retomar las actividades en los niveles que aseguren la ocupación de la plantilla actual y en este contexto no es factible plantear una nueva prórroga en mayo”.

La dirección de la empresa asegura que viene realizando intensas gestiones para obtener contratos de suministro internacionales que garanticen la actividad de la factoría, y existen posibilidades de que en el medio plazo se lograra cerrar alguno de ellos, “pero la política de los fabricantes de módulos fotovoltaicos chinos, en una clara y flagrante vulneración de las normas antidumping y que están vendiendo bajo coste desde hace más de un año lo hacen muy complicado”.

Los socios de Gadir Solar remarcan que han comprometido en este proyecto en la Bahía de Cádiz más de 80 millones de euros de fondos propios, no teniendo más capacidad para continuar con la aportación de nuevos recursos. La empresa solicitó el pasado mes de julio acogerse a un programa de ayuda para empresas en dificultades económicas, “pero a día de hoy no ha obtenido ninguna respuesta satisfactoria por parte de la administración competente”.

Cadmos Energías Renovables subraya que estas instalaciones de Gadir Solar están consideradas como unas de las más avanzadas en la industria “siendo factible en algún momento encontrar un nuevo operador o socio que permita la continuidad de las operaciones y el mantenimiento sostenible del empleo”. Los socios de proyecto sentencian que están en este sentido realizando todo tipo de gestiones “encaminadas a posicionar las instalaciones en la esfera de los principales grupos que en el panorama internacional podrían tener un interés cierto en continuar con este proyecto”, si bien “la coyuntura del sector a nivel internacional es muy compleja”.

IU LE PREGUNTA AL PP SI ESTÁ  “ORGULLOSO” DE LA REFORMA LABORAL

El probable cierre lo ha revelado IU en un comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz, en el que el cabeza de lista al Parlamento andaluz por Cádiz, Ignacio García, se ha dirigido directamente al presidenciable del PP, Javier Arenas, para preguntarle “si está orgulloso de que la reforma de Rajoy permita este tipo de decisiones absolutamente insensible que deja a la gente en la calle y que ni siquiera necesita el filtro de la administración, antes necesario para presentar un expediente”.

IU lamenta que “esto es lo que nos espera con el PP, ningún elemento de defensa de los trabajadores” y añade que “si no los paramos a tiempo, terminarán de rematar la faena en Andalucía”.

García añade que “el PSOE también tiene que dar explicaciones, pues parece cada vez más claro que Gadir Solar tenía bastante de operación ficticia para poder llevar a cabo una supuesta colocación de trabajadores de Delphi sin ninguna base de proyecto empresarial”. Esta situación, según apunta el candidato de IU, “nos reafirma en la necesidad de dar un golpe de timón al modelo económico, olvidarse del déficit e incentivar los sectores que hasta ahora han funcionado, como el industrial en la Bahía de Cádiz”.

El cabeza de lista portuense señala además, que Gadir Solar, en Puerto Real, es “la primera víctima de los recortes del Gobierno a las energías renovables, siendo uno de los sectores que necesitan de aportaciones de las administraciones al encontrarse en pleno desarrollo”.

PARA UGT, “LA HISTORIA DE UNA MUERTE ANUNCIADA”

A raíz de la noticia del muy posible cierre de Gadir Solar, la Federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) UGT Cádiz ha denunciado igualmente que este se produce gracias a la reforma laboral y que era “la historia de una muerte anunciada”.

UGT recuerda que Gadir Solar vino a la Bahía de la mano de los planes puestos en marcha tras el cierre de Delphi, “con las subvenciones que eso comporta”. “Desde el principio empezaron incumpliendo la legislación al aplicar un convenio (del vidrio) que no era el que le corresponde a este tipo de empresa, sino  el del Metal de la pymes de Cádiz, teniendo por ello la mayoría de los trabajadores sueldos muy por debajo de los del metal”, denuncian.

La federación recuerda también que “en el poco tiempo que ha permanecido abierta Gadir Solar ha sido denunciada ante la Inspección de Trabajo en innumerables ocasiones por flagrantes incumplimientos del Estatuto de los Trabajadores”.

Durante este periplo, en noviembre de 2010 se dejó de  producir, “por retrasos en contratos con Sudamérica  y Estados Unidos que estaban acabando de cerrarse”. En enero de 2011, “se iba a empezar a trabajar a piñón fijo por qué no íbamos a dar abasto a la cantidad de pedidos  supuestamente que había”. Pero en lugar de eso, “nos hicieron asistir en turnos reducidos mediante un cuadrante rotativo, de manera que empezamos a trabajar de jardineros, albañiles, pintores o lo que hiciera falta”.

Ya en verano, concretamente el 9 de agosto y con el objetivo de que la empresa se mantuviera abierta, el comité de empresa juntos con asesores de MCA UGT y Federación de Industria de CCOO, acordaron la entrada en vigor un ERTE de seis meses. “Durante ese tiempo la empresa se comprometía a realizar las gestiones necesarias para negociar los contratos pendientes con sus clientes”. Sin embargo, una vez terminado dicho expediente, “la dirección de la empresa nos comunica que no habían llegado a cerrar los acuerdos con los clientes”, por lo que el 7 de febrero se aprueba una ampliación del ERTE de tres meses más, que ahora se ha convertido en extintivo.

Durante todo este tiempo “los trabajadores y sus representantes han hecho un esfuerzo y han intentado colaborar con la empresa en todo lo que se les ha pedido, aunque a fecha de hoy se les sigue debiendo la paga de julio de 2011 y los complementos acordados en cada negociación de ambos ERTEs”.

Aseguran que “la empresa está pendiente de recibir una devolución de hacienda de 2 millones de euros, con los que se han comprometido a pagar lo que debe a los trabajadores”, al tiempo que “tiene paralizadas dos subvenciones de 8 millones de euros cada una, que serían concedidas al terminar el ERTE en vigor y que dependía de un contrato importante con la India”.

En estas condiciones  tanto el comité de empresa y sindicatos se ha reunido con el delegado provincial de Empleo en varias ocasiones así como con  Innovación, otras Instituciones y partidos políticos, para intentar ayudar a la empresa, “porque de ello dependía nuestro puesto de trabajo”, dicen desde UGT. Pero “lo peor de todo es que encima dirán que cierran porque en Cádiz no queremos trabajar”.

Anuncios