Más de 500 afectados de varias empresas se manifiestan en la Delegación de Innovación y Empleo · Su responsable, Angelines Ortiz, se compromete a pagar antes del jueves

El colectivo de prejubilados de diferentes empresas de la provincia que aún no han cobrado sus pólizas del mes de julio, se manifestó ayer frente a la Delegación de Innovación y Empleo, en la plaza Asdrúbal de la capital, pare reclamar a sus responsables una solución definitiva al problema de impagos que padecen, después de que la compañía aseguradora decidiese suspender el abono de las nóminas al no recibir el pago comprometido por la Junta.

Más de 500 afectados participaron en la protesta en la que dieron un plazo de 48 horas a la Administración autonómica para que salde la deuda que mantiene en la provincia con Generali, aseguradora encargada de pagar a los prejubilados por Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de la provincia, y que anunció que no volvería a pagar hasta no recibir los pagos de la Junta. Si transcurrido ese plazo los afectados no han recibido el dinero, las protestas irán a más, sin descartar incluso un encierro. La decisión la tomarán el próximo jueves.

El impago del último mes afecta en total a unos 1.200 prejubilados. Una parte de ellos, procedentes de empresas como Delphi, las bodegas González Byass, bodegas Ruiz-Mateos, la federación del metal, Puleva y empresas auxiliares del sector naval, se reunió ayer frente a la sede de La Junta en la plaza Asdrúbal para encontrar una salida a su difícil situación que comenzó hace un par de años, “cuando vivíamos con el miedo de saber si nos pagaban o no”, explicaron varios de los afectados, y que se vio agravada el 25 de julio, cuando Generali comunicaba finalmente a los ex trabajadores que suspendía los pagos.

Aún así, la noticia no fue acogida con sorpresa, ya que la aseguradora había avisado un mes antes, concretamente el 6 de julio, de que iba a tomar esa medida. Desde el primer aviso hasta el 24 de julio, “la Junta no ha querido saber nada”, explicaban los trabajadores frente a la puerta de la Administración. “Estamos pidiendo un dinero que nos corresponde y con el que están sobreviviendo muchas familias en la provincia. No sólo nosotros, sino también nuestros hijos y nuestros nietos a lo que intentamos ayudar porque la cosa no está yendo bien”, explicó Juan Romero, de la Asociación de Trabajadores de la Prensa de Cádiz.

Finalmente, tras la protesta, la delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Angelines Ortiz, accedió a reunirse con los representantes de cada colectivo. La principal reclamación trasladada a la responsable de la Junta es que “tan sólo queremos cobrar lo que es nuestro; no estamos pidiendo limosna, pedimos lo que nos deben”, era el comentario generalizado entre la multitud ayer.

Ahora toca esperar 48 horas, plazo acordado en la reunión para que la Junta haga la transferencia a la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), que a su vez será la encarga de ingresar el dinero finalmente a la aseguradora Generali.

“Llevamos dos semanas escuchando promesas. Ya no lo creemos”, comunicó tras la reunión Jesús Serrano, responsable de Industria en CCOO-Cádiz, en relación a las declaraciones de Angelines Ortiz, quien aseguró tras la reunión de coordinación con el delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, Fernando López Gil, que el dinero ya había sido liberado desde Hacienda.

“Hemos llegado a la conclusión de que si el jueves el dinero no está nos encerraremos si hace falta en la Delegación de Empleo. Si el pago se ha realizado, vamos a venir igualmente, para evitar que esto vuelva a pasar”, explicó Serrano a la salida de la reunión.

Anuncios