La empresa china, dedicada a los componentes automovilísticos, se ha mostrado interesada en el suelo, al que considera “estratégico”, y en los ex trabajadores, a los que estima “muy bien formados”

Representantes de la Junta de Andalucía y de los ex Delphi han mantenido conversaciones con varios representantes de una multinacional asiática de origen chino llegados directamente de Estados Unidos que han expresado su voluntad de hacerse con el suelo de la extinta Delphi así como con sus antiguos trabajadores que aún aguardan en situación de desempleo.Sobre la posibilidad de que fuera la empresa Beijing West Industries la firma que pudiera estar en conversaciones, el delegado del Gobierno, Fernando López Gil, declinó cualquier tipo de confirmación porque considera crucial para su desarrollo que aún se mantenga el total anonimato de esta multinacional asiática. La propia empresa, que podría estar relacionada con los componentes de automoción y para más datos amortiguadores, ha impuesto el silencio entre los intervinientes como condición sine qua non para evitar injerencias de otras firmas competidoras que podrían llevar al traste su operación en la Bahía de Cádiz.

Aún así, López Gil manifestó sus esperanzas en que si no es este viernes, sea antes del fin de semana cuando se pudiera saber ya algo más sobre el trascurso de las conversaciones.

López Gil insistió en que ha sido crucial que la Junta y los trabajadores hayan estado “muy encima” de todo este tema. “Estamos a la espera de que haya una respuesta en unos días”. La empresa, según López Gil, se ha mostrado interesada en los terrenos, por su situación estratégica de la zona, y en sus trabajadores, a los que considera “con una muy buena formación”. Si bien se negó a mostrarse opstimista dijo que “queremos ser muy prudentes y quedar a la espera de próximas noticias”.

Los trabajadores y el propio delegado del Gobierno de la Junta confesaron que “han sido tantas las decepciones en esta Bahía que hasta que esto no esté maduro no nos atrevemos a lanzar las campanas al vuelo. Son sólo conversaciones y no es nada más que eso”.

De manera paralela, ayer mismo, el delegado del Gobierno de la Junta y la secretaria provincial del PSOE, Irene García, mantuvieron un encuentro con los representantes de los ex Delphi, donde han dejado claro “hasta dónde están dispuestos a llegar y cómo”.

A día de hoy aún quedan sin colocar en torno a 600 ex Delphis. De todas formas, sin ánimo de mostrarse excesivamente optimista, López Gil comentó que “si esto sale bien, la operación crearía mucho más empleo que esto en la Bahía a largo plazo, contando incluso con los empleos indirectos que se podrían generar”.

Aún así reiteró en varias ocasiones que sólo se trata de conversaciones y que “se están montando muchos castillos en el aire sin nada concreto hasta que la historia no esté más cerrada”.

López Gil vaticina que en los próximos días podría darse una declaración de intenciones más clara por parte de la empresa, “no en forma de anuncio sino que ellos podrían exponer qué es lo que quieren hacer realmente en esos terrenos de Delphi”.

Tras su encuentro con los trabajadores, López Gil confesó que los había encontrados “muy optimistas a la vez que muy realistas, pero, a medida que se acercan los días, están más nerviosos aunque se ve que tienen los pies en el suelo y saben que la situación no es fácil”.

Por otra parte, cabe recordar que el colectivo de trabajadores espera igualmente con ansiedad el próximo 30 de septiembre, fecha en la que finalizarán los cursos de formación. Esta cuestión será igualmente tratada en la próxima comisión de seguimiento de este viernes.

Anuncios