1601201302Los manifestantes cortaron la carretera a la altura de la barriada y la antigua fábrica La rápida intervención policial hizo que los ex operarios se marcharan entre las viviendas

Ya lo habían advertido días atrás: la paciencia se ha acabado. Y ayer, los ex trabajadores de Delphi, mostraron de forma evidente que su espera para que se cumplan los compromisos firmados no tiene más recorrido.

Los cuatro sindicatos que aún los representan (CCOO, UGT, CGT y USO) habían convocado a la plantilla a las 10:30 horas de la mañana de ayer en la antigua factoría. Poco a poco fueron llegando hasta congregarse más de 400 personas. Durante los primeros diez minutos, los ex operarios se dedicaron a rodear con pancartas el recinto de la factoría.

Lemas contra PP, PSOE e IU, recuerdos por los “incumplimientos” y frases alusivas a los reiterados anuncios de nuevas empresas y de contratos que nunca llegaron.

Se dirigieron a pie por el lateral de la fábrica hasta llegar al nudo del Río San Pedro, en la CA-35, que enlaza con el puente Carranza. De manera sorpresiva, los ex operarios interrumpieron el tráfico y colocaron barricadas con los propios elementos de la obra que sigue ejecutándose en la carretera.

Casi de inmediato, un par de barricadas ardientes se hicieron protagonistas en medio de los cientos de vehículos que vieron interrumpido su camino en uno y otro sentido. La mayoría pudo dar la vuelta y continuar por otro itinerario. Entretanto, se repetían los gritos: “Dónde están los 4.000 empleos” o “trabajo para la Bahía”.

Allí permanecieron durante un cuarto de hora. En ese instante, siete furgonetas de la Policía antidisturbios acudieron al lugar y cerca de una treintena de agentes se encargaron de dispersar a los manifestantes. Bastaron un par de disparos de advertencia con material antidisturbio. Y lo hicieron en dos sentidos: un grupo de ex trabajadores se dirigió a la entrada de la fábrica y fue seguido por la mitad de los agentes. La otra mitad de los manifestantes abandonó la carretera en dirección a la barriada del Río San Pedro.

Entre gritos y abucheos, los ex trabajadores fueron desapareciendo entre los bloques de pisos, mientras la Policía permanecía vigilando junto al panel que separa la carretera de las viviendas. Hay que decir que, durante unos minutos, cayeron por encima de dicho panel un buen número de objetos (entre los que se incluían botellas de cristal o piedras) que golpearon el techo de las furgonetas de la Policía.

En esa situación permanecieron los agentes casi media hora. Todo seguido con mucha atención por los vecinos de la barriada puertorrealeña desde los balcones de sus viviendas. Incluso, se escuchó a una de las propietarias lanzar un grito: “Como me rompáis un cristal, verás”. No pudo determinarse a qué grupo iba dirigido el aviso, si a manifestantes o a los agentes.

El hecho fue que la estrecha vigilancia policial se alargó hasta casi las 12:00 del mediodía en la propia barriada. Varios furgones se dispersaron por las entradas de la zona en busca de algunos de los manifestantes. Pasado el momento de tensión, la protesta se dio por terminada.

En la puerta de la fábrica también permanecían más agentes antidisturbios en previsión de que los ex empleados tuvieran intención de entrar en el interior o seguir con sus reivindicaciones.

Por su parte, el portavoz de UGT, Antonio Montoro, recalcó ayer antes de que llegara la Policía que lo ocurrido en la carretera no era más que “una muestra más del cansancio de 600 personas que siguen sin empleo, que ya no se creen más promesas”.

Y, por ese mismo motivo, continuarán adelante con nuevas movilizaciones en los próximos días, acciones que siempre tendrán carácter “sorpresivo”, como indicaron ayer desde los sindicatos. Una vez más, los trabajadores volvieron a mostrar su crítica hacia los dirigentes políticos de los tres partidos que en algún momento han tenido algo que ver en el proceso (PP, PSOE e IU).

La protesta provocó un largo atasco en ambos sentidos de entrada y salida de Cádiz y la circulación no quedó totalmente restablecida hasta cerca de la una de la tarde, cuando entre los propios agentes antidisturbios y la Guardia Civil consiguieron quitar los elementos que habían quedado sobre la calzada.

La acción reivindicativa de los sindicatos de Delphi continuó por la tarde. Los representantes sindicales acudieron al acto que la consejera de Presidencia de la Junta, Susana Díaz, protagonizó por la tarde en el Campo de Gibraltar. En Algeciras, donde participó en un acto de partido, la consejera recibió a los representantes del colectivo para atender sus demandas.

Al inaugurar una iniciativa provincial socialista bajo el nombre de Foro de Presencias, Susana Díaz se dirigió a los militantes presentes para explicarles el motivo del retraso de más de media hora con respecto al horario previsto. Y el motivo no era otro que la reunión informal mantenida con los ex Delphi, según informa David Cervera.

Díaz explicó que “teníamos un conflicto laboral en la puerta y, si los trabajadores van a las puertas de un acto, es porque necesitan que les escuchemos. No vamos a dejar de estar en la provincia porque haya problemas. Vamos a los actos aunque exista un conflicto social. Es nuestra obligación”.

Por su parte, la secretaria provincial socialista, Irene García, añadió que “Susana Díaz ha atendido la petición de trabajadores que están pasando un mal momento. La Junta de Andalucía ha demostrado que siempre está dispuesta a abrir vías de diálogo para solucionar los problemas de los trabajadores”.

El portavoz de UGT, Antonio Montoro, comentó al término del encuentro, celebrado en el hotel Alborán, que “simplemente hemos dicho a la consejera lo que pensamos de esta situación, que no aguantamos más y que necesitamos soluciones”. En ese sentido, transmitieron a Susana Díaz que “queremos que se cumpla el protocolo firmado, que se nos recoloque en las instalaciones de la antigua Delphi, y que no queremos más reuniones que no valgan para nada; la gente está desesperada, un centenar de compañeros ya está cobrando la ayuda familiar y el resto estará en circunstancias similares en poco más de dos meses”.

Según Montoro, “le hemos pedido una ayuda para poder tirar hasta que llegue alguna empresa, porque han tenido una, BWI, y no han sido capaces de que se instale”. El representante de UGT aseguró que “la consejera se ha comprometido con nosotros a que la semana que viene tendremos una respuesta de la Junta”.

No obstante, no bajarán el listón en sus movilizaciones. “Esto ya no lo para nadie hasta que no nos den soluciones por escrito”, sentenció Montoro. De hecho, el próximo lunes han convocado una nueva asamblea de trabajadores en Puerto Real.

Diariodecadiz

Anuncios