imagen.phpEl delegado de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, ve “difícil” que puedan retomarse las conversaciones Anuncia que en breve llegará una nueva empresa a la provincia

El delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, reconoció ayer que, a día de hoy, la Administración andaluza sigue viendo “difícil” que puedan retomarse las conversaciones con la empresa de capital asiático BWI para su posible instalación en los antiguos terrenos de Delphi. No obstante, no cerró la puerta del todo, ya que la experiencia les dice que dicha empresa “va y viene”, con lo que no puede descartarse que “nos llamen y vuelvan a sentarse otra vez”.

López Gil recordó que mantuvo el último contacto con esta empresa el pasado 9 de enero, cuando se le volvió a trasladar “el máximo al cual podemos llegar”, que es “el máximo que permite la Unión Europea (UE)”. Sin embargo, añadió, la empresa no se muestra partidaria, situando el “principal escollo en el coste de la mano de obra”. Al respecto, manifestó que, según la compañía, a partir del cuarto año de funcionamiento “los números se les disparan porque el coste de la mano de obra es bastante más alto que en otros sitios en los que también están planteando situarse”. De hecho, explicó a grosso modo, el sueldo medio por trabajador aquí es de “unos mil euros mensuales”, cuando en los otros países que baraja “ronda los 300 euros”.

Al parecer, tras la conversación con la Junta, la empresa BWI aseguró que debatirían este asunto en un próximo consejo de administración que se celebraría en EEUU y que, si se producía un cambio de opinión, lo trasladarían a la Junta, algo que no ha sucedido hasta hoy.

López Gil expresó su deseo de que BWI decidiera instalarse en la Bahía gaditana, pero la Junta “ha llegado hasta donde puede llegar y no puede hacer más”, sobre todo cuando el objetivo de la empresa es “bajar el coste laboral” y, “desde luego la Junta no puede pagar el coste laboral”, remarcó.

Así, aunque actualmente ve “difícil” que pueda llegarse a un acuerdo, consideró que no debe llevar a caer en el “desaliento”, máxime cuando “permanentemente se están instalando empresas en la Bahía y en la provincia”. De hecho, avanzó que “en las próximas semanas vamos a tener magníficas noticias en este sentido”. Según ha podido saber este periódico, a comienzos de la próxima semana podría anunciarse la instalación de una nueva empresa, aunque fuera de la Bahía.

Por su parte, el colectivo de afectados por el cierre de Delphi celebró ayer una asamblea en Puerto Real que sirvió para perfilar el calendario de movilizaciones que desarrollarán para reclamar una “solución definitiva” a su situación. Piden a la Junta de Andalucía “propuestas concretas” sobre la mesa, advirtiendo de que no acudirán a reuniones “para perder el tiempo”. Según explicó el portavoz de USO en este conflicto, Miguel Paramio, en la asamblea se han concretado algunas de las movilizaciones que desarrollarán en las próximas fechas, declinando concretar detalles sobre las mismas, ya que muchas están concebidas con un carácter sorpresivo.

Sí confirmó que la mayoría de ellas tienen el objetivo puesto en la clase política, que consideran que es “responsable de que no tengamos soluciones casi seis años después del cierre de Delphi y de la firma de un acuerdo del que nada se ha cumplido”.

Explicó Paramio que el colectivo está “cansado de promesas y de reuniones que nada aportan a la solución”. En este sentido, recordó que la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, se comprometió el pasado jueves a darles fecha antes de este miércoles para una reunión con responsables de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, pero “aún no nos han dicho nada”. No obstante, aclaró que, con independencia de que se celebre dicha reunión, el colectivo tiene intención de seguir adelante con sus movilizaciones, salvo que de la misma salga “una propuesta en firme para solucionar nuestra situación”.

Diariodecadiz

Anuncios