Articulo de Opinión/Tribuna Libre

Desde el pasado septiembre, cuando la Junta de Andalucía se desentendió de los que aún quedábamos por recolocar o buscar una salida, tal como recoge el Protocolo firmado entre la Junta y los afectados por el cierre de Delphi, no tenemos noticias de la Consejería de Empleo, máxima responsable de la situación e incumplimiento que estamos padeciendo. Pero lo que no entiendo es el silencio que está manteniendo mi máximo responsable en Andalucía. Me refiero a Manuel Pastrana. Quiero recalcar que me siento respaldado tanto por la ejecutiva provincial del Metal en Cádiz y como por la federación regional (MCA-UGT). No entiendo que no nos quieran ni ver en la Consejería de Empleo, ni el presidente de los andaluces, señor Griñán, y todavía no hemos escuchado a Manuel Pastrana decir la palabra Delphi. Pero lo que no entendemos es que ande paseando por Andalucía, de la mano de Griñán y Ávila, hablando de un pacto por el empleo que ya nadie se cree y no sea capaz de obligarlos a sentarse para buscar una salida a las 600 familias que se encuentran tiradas a su suerte. ¿En qué país vives? Llevo “peleando” en este conflicto más de de cinco años siempre desde las siglas de UGT y anteriormente como delegado de comité en la factoría Delphi, y me resulta complicado poder explicar a los afectado esta situación. Y, para colmo, la situación del sindicato despidiendo a compañeros que han trabajado con nosotros en mil y un conflictos. Ya te puedes imaginar lo que cuesta mantener la afiliación, que es la verdadera arma del sindicato. Pero todo lo contrario. Es el momento de militar, de afiliarse, sobre todo en estos momentos en los que están pisoteando nuestros derechos. Es el momento de salir a la calle, de manifestarse, de pelear por lo que tanto nos ha costado conseguir, y además que somos nosotros desde la militancia los que hacemos fuerte al sindicato y los que elegimos quién debe regir los destinos de nuestro sindicato. Porque estoy convencido de que son las personas las que hacen bueno o malo a cualquier sindicato u organismo al que pertenezcamos.

Por qué no cambias de “país” y bajas al “país” de los mortales, con sus problemas, con sus inquietudes y con sus incumplimientos (Delphi) y dejas de pasearte con los que te tienes que pelear para que cumplan lo que en su día firmaron y obligarlos a que lo hagan. Por favor Pastrana, deja ya el País de las Maravillas. Permíteme que te recuerde que eres un sindicalista y no un político, que ya sobran algunos en nuestro país, sobre todo los corruptos.

Se dice que rectificar es de sabios. Todavía estás a tiempo de rectificar, pero cada día queda menos.

Antonio Montoro / UGT-Delphi

Diariodecadiz
Anuncios