3004001 CollageUn grupo de ex trabajadores de Delphi (unos 300 según los sindicatos) decidió ayer emprender una nueva acción de protesta: una acampada de 24 horas junto a su antigua fábrica. A las 11:00 horas comenzaron a llegar los afectados por el cierre de la multinacional y, a los pocos minutos, en el nuevo nudo de carretera del Río San Pedro, se personaron dos vehículos de la Guardia Civil de Tráfico y cinco furgones de la Policía antidisturbios. Sin embargo, no hizo falta su intervención. 

Por la tarde, con menos ex trabajadores en la acampada, el portavoz de UGT en el colectivo, Antonio Montoro, insistió en que “el objetivo es mantener esto vivo, porque lo que pretende la Junta es que se diluya. No es cuestión seguir con actuaciones más contundentes como cortes de carretera, que no lo descartamos porque esto va cada día peor”. Y añadió: “Estamos hartos, la responsabilidad se pierde con la necesidad y cuando falta lo básico como es nuestro caso, la responsabilidad va a menos”. Por eso, a partir del jueves habrá más actos.

Por último, Antonio Montoro señaló que “estamos convencidos de que no van a cansarnos porque es el futuro de nuestras familias. Si la Junta pretende que esto se alargue para que la gente se aburra, se equivoca, porque esto lleva a la desesperación”. Al respecto, señaló que “puede que al final decidamos irnos a vivir a Sevilla”.

La acción de acampada junto a la fábrica se dio por finalizada alrededor de las ocho de la tarde de ayer.

Entretanto, el responsable de Industria en CCOO, Jesús Serrano, negó que haya muchos afiliados a este sindicato que estén solicitando su baja tras su “desmarque” del conflicto Delphi. Además, señaló que “nosotros decidimos dar un paso al lado para buscar otras vías de acuerdo con la Junta y eso lo decidimos con el apoyo de la asamblea de afiliados”. Sin embargo, según Serrano, “hemos dado un tiempo prudencial a la Junta y estamos comprobando que tampoco llegan esas soluciones”. Por eso, el portavoz de CCOO avanzó que “si vemos que sigue así, volveremos a Delphi y dispuestos a liderar el conflicto”.

Por otra parte, avanzó que su sindicato, junto con UGT, ofrecerán una rueda de prensa para dar cuenta “del baño de multas que nos ha caído” tras la última huelga del metal. Según Serrano, “le hemos dicho al subdelegado del Gobierno, Javier de Torre, que se equivoca, pero no nos hace ni caso. Han sido 25 multas de 300 euros y 3 multas de 1.000 euros, y en algunos casos, a gente que estaba en la puerta de su casa y nada tenía que ver con la huelga”.

Diariodecadiz

Anuncios