Después de tres días de recogida de alimentos, donde muchos compañeros han colaborado, solo podemos hacer una reflexión, el espíritu de lucha, el espíritu de compañerismo y humanidad sigue vivo. Hemos visto a muchos  compañeros que han acudido a la llamada de auxilio de las familias en la pedida de alimentos, incluso algunos  que estaban enfermos y se han desplazado para realizar su aportación. Hemos visto como cada uno ha aportado lo que ha podido, en los tiempos que corren, donde todos tenemos algún familiar en las filas del paro al que hay que ayudar, pero los obreros, las clases sociales más humildes, nunca fallan en estas situaciones.

Hemos recogido alimentos para devolver la sonrisa, aunque sea por unos días a unos niños, a unas madres, para devolver la tranquilidad durante unos días a los trabajadores que han visto reducido de nuevo sus ingresos de paro, por una ley injusta como todas las que hacen y afectan negativamente a los trabajadores.

También hemos visto la solidaridad de muchos, que siendo ajenos a nuestro colectivo, han aportado su granito de arena y se lo agradecemos a todos desde lo más profundo de nuestro ser. Aunque sabemos  que en muchos casos no quieren ser nombrados, no podemos  dejar de mencionarlos, gente luchadora, gente anónima, aquí os pongo la relación de ellos:  S.A.T. de Cádiz, , centro de salud  ”Barrio bajo de Sanlúcar,”  , S.A.T de Sanlúcar, escuela infantil de Cádiz, compañeras de san Fernando, al compañero de Apresa, panadería Álvaro de puerto real, Alestis Pto. Real, Alestis Pto. Sta María, Sadiel, a las familias anónimas de Pto. Real , S.D.S. Pto. Sta. María, Navantia… .

Después de  tres días de intenso esfuerzo por parte de muchos en la recogida de alimentos, en el transporte, organización, reparto, etc. etc., también recordamos a  aquellos que no aparecen y que todos tenemos en la mente, no queremos hablar de insolidaridad, no queremos hablar de política o siglas, solo queremos  hablar de compañerismo   y solidaridad. Por eso hay que dar  un tirón de orejas a muchos de los sindicalistas de todas las siglas que nos representaron durante años en la empresa y ahora no colaboran en nada, en ayudar a las familias de sus compañeros, también tenemos que dar un tirón de orejas a los “ciegos” aquellos que solo acuden a las reuniones cuando son convocados por “sus” sindicatos y que  incluso se permiten el lujo de mandar  callar a todo aquel que discrepa, tenemos que dar un tirón de orejas a los que han encontrado un puesto de trabajo en nuevas empresas, gracias a que en el momento del cierre los trabajadores de Dephi dijeron” Dephi somos todos” y se pudieron sumar empresas auxiliares y eventuales. El tirón de orejas también va por aquellos que pasaron el tribunal médico o pidieron una cuantía económica y no los vemos en momentos tan graves como los actuales.

Un punto y aparte y no solo un tirón de orejas se merecen aquellos que han encontrado trabajo en la nueva empresa, ubicada en el antiguo aparcamiento de Dephi y ahora reniegan de su pasado de ExDelphi, recordar todos tenemos un pasado, y lo que venga en el futuro no lo conocemos ninguno.

Por último y no por ser menos importante, a los prejubilados y jubilados, el mayor grupo de trabajadores de DELPHI, no todos por supuesto, pues como se ha dicho anteriormente la mayoría son solidarios, pero a otros muchos no los vemos, no recuerdan que tuvieron una salida, una paga, una tranquilidad en su familia gracias a que ERAMOS 2.000 bajo el grito de “DELPHI somos todos” y creemos que debemos de seguir siendo “todos”.

Queremos recordar que a día de hoy hay muchos compañeros que están abandonados a su suerte, y no solo con problemas para comer, tenemos compañeros que están bajo la amenaza de desahucios, otros ya han perdido sus casas, compañeros con graves problemas de salud, compañeros que no pueden pagar la luz o el agua, compañeros que a día de hoy tienen que mandar a sus hijos a los colegios sin poder darles de desayunar y a nosotros como trabajadores, como personas, como compañeros, humanamente nos parece que no debe de ser así y mientras podamos no va a ser así.

Como esta es una carta escrita, no bajo el enfado ni el rencor, de verdad que no , solo está escrita bajo la idea de poder seguir ayudando a aquellos que lo  necesitan, esperamos verte en la próxima recogida de alimentos. Nadie os va a reprochar nada, nadie os va a pedir explicaciones, pero todos nos vamos a alegrar de poder llevar a buen puerto un fin tan noble como es que nadie se vaya a la cama sin haber comido.

Para no alargarnos  más, solo dar las gracias, muchas gracias, desde el mismo viernes muchas familias de trabajadores están viendo alimentos en sus  frigoríficos para poder dar de comer a hijos y mujeres.

En la próxima nos vemos, nuestras manos y nuestros corazones están siempre abiertos. 

Grupo de Prejubilados Delphi.

Anuncios