irene--647x231Pide a la fundación Forpe, que encabeza el exdirigente de la Junta, que aporte los convenios de formación que cerró en 2010 con el Ayuntamiento de Sanlúcar

La jueza del nº 4 de Algeciras, que trabaja desde hace meses sobre la denuncia de una docente que iba a impartir un curso subvencionado para desempleados impartido por la empresa Natura, ha pedido a la Fundación de la Formación Profesional para el Empleo (Forpe) y al grupo de empresas Prescal que le entregue los convenios de colaboración que suscribieron en el año 2010 con el Ayuntamiento de Sanlúcar. La información que remitió el Consistorio el día de la firma, a la que asistieron Irene García en calidad de alcaldesa del municipio y el exconsejero de la Junta, Ángel Ojeda, como presidente de Forpe y Prescal, explicaba que dicho acuerdo perseguía: «Poner a disposición de los sanluqueños más de 3.000 metros cuadrados, destinados a cualificar el capital humano de la ciudad». El comunicado indicaba también que ese espacio se sacaría de aulas del IES Barrameda y de la adecuación de la antigua residencia Jesús Maestro. Los cursos irían dirigidos a unos 400 personas que tendrían, al finalizar la formación, un índice de ocupación del 60% en sectores emergentes como la aeronáutica, concluía la nota de prensa.

La jueza ha admitido la petición formulada por la parte denunciante, que quiere conocer a través de los acuerdos que se suscribieron entre Forpe y Prescal con el Consistorio de Sanlúcar, qué personas constan como responsables de esos convenios de la parte privada y que ejecución tuvieron. Natura es una de las sociedades vinculadas a Prescal y Forpe, que ha recibido en los últimos años importantes subvenciones para el desarrollo de cursos como los que realizaron los trabajadores de Delphi. Esta formación polémica fue adjudicada a Humanitas, que también pertenece a la red empresarial de Prescal y en último extremo al exconsejero de la Junta, el jerezano Ángel Ojeda que como presidente de este conglomerado de firmas ha sido el destinatario de esas cuantiosas partidas para el desarrollo de cursos para desempleados.

Natura ha sido denunciada por recurrir presuntamente al uso de facturas falsas para pagar a sus docentes, además de otro tipo de irregularidades que harían incompatible la recepción de millonarias subvenciones.

La portavoz del PP de Cádiz, Ana Mestre, tiró ayer de Boja para recordar cuánto dinero público se le ha concedido al entramado de empresas del exconsejero. Cifró en «34 millones en ayudas directas a formación entre 2009 y 2010». Detalló que «un total de 15 subvenciones excepcionales» fueron a acciones para el personal procedente de Delphi y la industria auxiliar, cuyas cuantías oscilaban entre 938.751 euros y 2.965.800 euros». Mestre destacaba que la adjudicación de esas ayudas se hacía de forma directa y sin convocar ningún proceso público y abierto. De ese colectivo de trabajadores que recibió formación, unos 600 siguen sin recolocarse desde que la factoría cerró en 2007.

La respuesta de Irene García fue defender la «absoluta transparencia y legalidad» del proceso de adjudicación de los cursos de formación de Delphi, animando a Mestre, a que «siga el camino» de la denuncia en los juzgados «si tiene dudas».

La Voz

Anuncios