DHC_0000345Pese a haber reducido la cuantía pendiente con los acreedores, se estima que la deuda de la multinacional ronda los 20 millones

Las continuas ofertas lanzadas estos días por dirigentes de PP y PSOE acerca del futuro de los suelos de la antigua Delphi no son más, hasta la fecha, que papel mojado. Así puede entenderse si se tiene en cuenta que, de existir alguna propuesta en firme, habría de pasar inexorablemente por manos de los administradores concursales que nombró el Juzgado de lo Mercantil de Cádiz hace ya seis años. Y, hasta el día de hoy, como confirmaron ayer a este periódico, no se ha recibido ni una sola propuesta en dicha sede judicial.

La situación, pues, no ha variado un ápice con respecto a los últimos meses. Durante las últimas semanas, desde el PSOE se ha insistido en dos líneas: una, la compra del terreno por parte del Consorcio de Las Aletas; y otra, la ampliación del recinto fiscal de la Zona Franca hacia Puerto Real, de manera que incluyera también los suelos de la antigua fábrica. Sin embargo, y pese a que tengan que contar con el visto bueno de las direcciones políticas de ambos órganos, también es requisito imprescindible que los administradores concursales den su beneplácito. Sobre todo porque, de aceptarse alguna operación, debería ser obligatoriamente bajo la fórmula de la venta ya que, de ese dinero, habría que pagar a los acreedors que aún tiene la antigua multinacional norteamericana. Igual ocurre con la idea trasladada por el PP de que la superficie de la antigua Delphi sea integrada en la Agencia IDEA. La fórmula a seguir sería idéntica.

Y es que, como se refleja en el plan de liquidación de Delphi aprobado en su día por el Juzgado de lo Mercantil, hay que zanjar la deuda con los acreedores (aquellos a quien la antigua fábrica dejó por pagar determinados servicios en el momento del cierre) con la venta de los activos de dichas instalaciones. Ya se saldó una parte con la subasta de la maquinaria pero, en la actualidad, se calcula que esa deuda ronda aún los 20 millones de euros. Hay que recordar que, según la tasación que figura en el expediente judicial, los suelos y la fábrica de Puerto Real valen unos 14 millones, con lo que el valor de la venta habría que repartirlo porcentualmente entre quienes esperan cobrar.

Además, hay que tener en cuenta que esa deuda se ha reducido en los últimos meses. A la rebaja de los servicios que aún se mantienen en la fábrica (como electricidad, agua o seguridad) se une el hecho de varias sentencias ya resueltas en la Audiencia Provincial (tras el recurso pertinente de los acreedores) por las que se desestiman las reclamaciones que varios afectados interpusieron para intentar cobrar de la antigua Delphi.

Diariodecadiz

Anuncios