ExDelphi19La revelación de uno de los abogados eleva a tres las comunicaciones sobre los baremos

Durante esta semana se han sucedido las declaraciones como imputados en el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz de la parte técnica y de funcionariado implicado en el caso Bahía Competitiva. Sin embargo en esta trama acusada del fraude en subvenciones públicas hay otras muchas patas, como son las referentes a los empresarios gallegos y vascos o los gestores. También está por dilucidar si hay una rama política que decidiera quiénes iban a ser los beneficiarios de estas ayudas. En este sentido son claves los correos electrónicos en los que se desglosan en un listado el porcentaje de subvención que debe ir a un determinado grupo de empresas para, posteriormente, realizar la baremación que lo justifique.

En febrero de 2011, apenas un mes antes de que el director general de Industria, Jesús Candil, presentara en rueda de prensa las subvenciones concedidas en la convocatoria de 2011 del Plan Reindus, un correo electrónico que tiene como origen personal de la Agencia Idea llega al resto de técnicos encargados de las evaluaciones. En él se dan “los cambios de orden y los créditos modificados”, pero “no he modificado las baremaciones y pesos que hay que hacer”. Los pesos son los criterios de puntuación para evaluar los proyectos según el convenio. El primer punto del correo explica que “algunos proyectos de Alcalá se han subido del 30 al 40% el crédito concedido”. En el segundo punto recoge como “Tecnologías Solares del Noroeste lo hemos quitado directamente. Hay que bajarle la puntuación”. En los siguientes, hasta llegar a 16, se indica una bajada a diversas empresas del crédito al 40%, en otros puntos señala la posición en la que deben quedar o si ese proyecto debe pasar a la reserva.

El final de ese correo electrónico recoge lo siguiente: “Faltan 500.000 euros para cuadrarlo, pero os adelanto el listado y consultaré antes de indicaros de dónde…”. Más

Anuncios