07302220223

El vicepresidente de la Junta asegura que a pesar de que el protocolo tiene «difícil resolución» siguen buscando alternativas

Unas doscientas personas acudieron ayer a la puerta de la Diputación a recordar al actual vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, los compromisos alcanzados con los exDelphi como Izquierda Unida. Abucheos y gritos de «traidor» sonaron cuando Valderas hizo su entrada en el Palacio Provincial. El colectivo de ex trabajadores de la antigua multinacional del motor mostró ayer, una vez más, que su enfado y decepción ha dejado de entender de partidos y volvieron a exigir una salida digna a este conflicto que acumula seis años. Una vez dentro, Diego Valderas reconoció que el actual protocolo «está prácticamente finalizado» y tiene una «difícil resolución» pero aún así insistió en que la Administración Andaluza está trabajando para dar prioridad a este colectivo en los distintos planes de empleo que se están poniendo en marcha.

Así se lo hizo saber en una reunión que mantuvieron en las dependencias de la Diputación Provincial con representantes de los manifestantes. A su término, fuentes sindicales reconocieron que el mensaje enviado desde la Administración «es más de lo mismo». «Nos han dicho que son receptivos con nuestro problema, que están al tanto de la situación de muchos de los afectados pero pasan los meses y las declaraciones y seguimos igual». De hecho, Valderas se adhirió al compromiso de la consejera de Presidencia Susana Díaz alcanzado la semana pasada de trasladar al consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, las demandas de este sector, que pasa por la convocatoria de la mesa de seguimiento.

Las mismas fuentes precisaron que están cansados de las buenas palabras «porque aquí lo que necesitamos son hechos».

Por otra parte, criticaron la «falta de interés real» de las distintas administraciones y partidos políticos sobre los antiguos terrenos de la multinacional en Puerto Real, después de que se reunieran con los administradores concursales y les confirmaran que «absolutamente nadie ha preguntado por ellos».

Lamentaron la «ausencia de novedades» en el concurso de acreedores iniciado hace ya seis años. A esto se suma que «sigue sin cubrirse la plaza» dejada por la antigua titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Cádiz, Nuria Orellana.

La Voz

Anuncios