7047471La desesperación se ha instalado ya en muchas familias de los extrabajadores de Delphi, factoría cerrada en febrero de 2007.

Desde entonces han llovido las promesas, los intentos, los cambios de estrategia pero lo cierto es que decenas de afectados viven hoy situaciones dramáticas, algunos con desahucios pendientes, al límite de sus posibilidades económicas y anímicas.

Para hacer evidente su angustia, un grupo pasó la noche deambulando por Puerto Real el pasado jueves.

La Voz

Anuncios