6761032El colectivo aguardaba a López Gil en la UCA, donde han proferido insultos y reproches. La Policía ha identificado a cuatro de los manifestantes

El colectivo de extrabajadores de Delphi ha protagonizado esta mañana una nueva acción de protesta, que se ha llevado a cabo en Cádiz frente al edificio Constitución 1812, en las inmediaciones de Santa Bárbara. La plantilla se dio cita a primera hora con el ánimo de llamar la atención de las autoridades políticas que iban a asistir a unas jornadas sobre desarrollo logístico, organizadas por la UCA y la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz. El acto ha contado con la asistencia de la viceconsejera de Presidencia, María Felicidad Montero, el delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, la alcaldesa de Puerto Real, Maribel Peinado (PA), y el concejal del Ayuntamiento de Cádiz y diputado provincial, Ignacio Romaní (PP), entre otros. Los antiguos trabajadores de la planta de automoción se habían apostado en las proximidades del edificio con el ánimo “de dar la bienvenida” a los representantes de la Junta y recordarles que “el conflicto sigue abierto”. De hecho, hoy acaba la prestación por desempleo para la totalidad de los afectados por el cierre de la factoría que aún siguen sin recolocar.

El colectivo aguardaba la llegada del consejero de Presidencia, Jiménez Barrios, sin embargo, quien apareció en la conferencia en su lugar fue su viceconsejera. El altercado se produjo justo cuando los extrabajadores advirtieron la llegada del delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, que, según han denunciado los propios exdelphi, minutos antes había realizado unas declaraciones sobre el dinero público invertido en este conflicto, que ya va para siete años. Los ánimos estaban muy exaltados y el colectivo trató sin éxito de impedir el acceso. López Gil salió del acto público entre insultos y reproches de los extrabajadores. Un cordón policial se encargó de abrir camino y evitar que la situación fuera a mayores. Al término, los agentes de policía han requerido la documentación de cuatro de los manifestantes que se encontraban en la puerta.

El colectivo ha anunciado que seguirá con sus movilizaciones por sorpresa hasta que la Junta se siente a negociar una alternativa para los 600 extrabajadores de Delphi que aún siguen bajo el protocolo firmado en junio de 2007 y que, sin embargo, la Junta ha dado por zanjado argumentando que no hay más fondos públicos para cumplir con los compromisos adquiridos en ese documento. Los extrabajadores han reprochado a López Gil el dinero público que se ha despilfarrado por parte de la Administración regional con el caso de los ERE fraudulentos.

La Voz

Anuncios