DASE FactoryLa Administración concursal baraja demolerlas para vender los materiales

La multinacional Delphi echó el cerrojazo a su factoría de Puerto Real (Cádiz) hace más de seis años y el conflicto laboral que supuso que 1.904 trabajadores quedaran en la calle aún colea. El pasado 23 de diciembre representantes de los operarios de UGT, USO y CC OO se reunieron con los administradores concursales de la empresa, quienes admitieron que barajan la posibilidad de desmantelar para su posterior venta las instalaciones, ricas en cobre y otros materiales, si se necesita liquidez para pagar a los acreedores. Infraestructuras cuyo mantenimiento supone un coste de 300.000 euros anuales, según la propia Administración concursal.

Uno de los asistentes a esa cita, el secretario ejecutivo de MCA-UGT, Antonio Montoro, trasladó ayer a LA RAZÓN el «rechazo total» de su organización a que «se derriben las naves de Delphi». Es más, asegura que harán «todo lo que esté en su mano» para que «esto no se produzca».

Cabe recordar que más de 500 ex trabajadores de la automovilística buscan aún empleo, pese a que la Junta firmó el 4 de julio de 2007 un protocolo por el que éstos entienden que se comprometieron a recolocarlos. El Ejecutivo andaluz zanjó en 2012 de manera unilateral esa vía que les había permitido cobrar salarios y formarse, al estimar que el programa de ayudas no podía prolongarse «sine die» y que se había hecho «lo posible y lo imposible por ellos». Si bien, para Montoro «el espíritu» con el que se rubricó aquel protocolo «estaba basado en la reindustrialización inmediata de los terrenos». «A las fechas que estamos –añade– la Junta de Andalucía se ha demostrado incapaz, en estos casi siete años, de dotar de actividad a la factoría». Para el dirigente de MCA-UGT, la demolición ahora de las naves «ahondaría aun más en ese fracaso del PSOE, y ahora también con el beneplácito de IULV-CA», desliza. Más

Anuncios