A. CobosHoy conoceremos un nuevo ejemplo de lo que conlleva la desesperación. Alfonso Cobos González, extrabajador de Delphi, llevaba ya este miércoles dos días en huelga de hambre y su intención es seguir hasta “que me aguante el cuerpo o me den lo que por justicia y por ley me corresponde”. Cobos explica que el motivo de la protesta que  “la Consejería de Empleo me suspendió el cobro de mi prejubilación por unos motivos irreales”. Tan irreales que una sentencia en firme le da la razón al trabajador. Pero es que la cosa tiene miga, mucha miga.

Cobos explica que todo comenzó cuando, tras el cierre de la empresa Delphi, él se acogió al protocolo y comenzó a acudir a los distintos cursos que comenzaban a impartirse para los extrabajadores de esta factoría.  Fue entonces cuando llegó la última oportunidad para acceder a la prejubilación. Y él, como había nacido antes de 1.960, accedió a ella. Pero para su sorpresa, la Consejería de Empleo le suspende los pagos a los que tenía derecho como prejubilado porque según la administración, él no tenía que estar ahí. Más

Anuncios