alfonsodent1No quiere explicar los motivos por respeto a los compañeros: “Entiéndeme, primero quiero que se enteren ellos de mi boca. Son los que han estado a mi lado”, cuenta Alfonso Cobos con la prudencia y la educación que le acompañan en cada frase.

Ha abandonado la huelga de hambre. Lo hizo ayer, tras 22 días. Acudió a Sevilla a una reunión junto a su abogado, otro extrabajador en su misma situación y el sindicalista de UGT, Antonio Montoro. “Ni tan bien como esperaba, ni tan mal”, explica. Lo único que adelanta de ese encuentro.

A la huelga recurrió como una medida extrema, pues la Junta se negaba a abonar la pensión que le corresponde como prejubilado. A pesar de que la Justicia se había decantado a favor de Cobos. “No tengo ni para comprar alimentos”.

Mañana, sobre las 12 de la mañana, Alfonso Cobos ofrecerá una rueda de prensa en la sede de los sindicatos, en la Avenida Andalucía. Será entonces cuando explique a la familia de exempleados de Delphi y a los periodista qué habló con el abogado en la capital hispalense. También, los motivos que le han llevado a abandonar la huelga de hambre. Más de 20 días… “Interminable”.

David de la Cruz

cadizdirecto

Anuncios