Montoro JuzgadosEl sindicato acusa al Gobierno andaluz de “silencio administrativo” y de “agravio comparativo” con los ex compañeros que sí se recolocaron.

Después de siete años de conflicto abierto, de encontronazos políticos y de no saber aún qué ocurrirá con la antigua fábrica, el conflicto de Delphi ha acabado en los juzgados. Muchos meses después de que los cuatro sindicatos que dirigen el asunto (CCOO, UGT, CGT y USO) hablaran por primera vez de demandar a la Junta de Andalucía, ayer fue tan solo UGT-Andalucía la que se decidió a llevar a los tribunales los “incumplimientos” del protocolo firmado por la Junta de Andalucía en 2007 cuando se cerró la planta de Puerto Real.

El secretario ejecutivo de MCA-UGT Andalucía y antiguo trabajador de Delphi, Antonio Montoro, explicó ayer que la demanda de carácter colectivo se presentó ayer ante la sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en Sevilla.

Esta demanda por conflicto colectivo se ha presentado ante el “silencio administrativo” que se ha producido cuando se han cumplido tres meses sin respuesta al requerimiento previo que se hizo en el mismo sentido a la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía.

Antonio Montoro explicó que esta demanda no será la única vía judicial que se presente por estos hechos contra la Junta de Andalucía, pues otros sindicatos prevén presentar otra en el mismo sentido y, además, otras serán formalizadas de forma individual por algunos trabajadores.

Es una nueva vía de lucha que el colectivo de “unos 460 o 470” exoperarios de Delphi que siguen en el paro han emprendido “fruto de su desesperación” y para exigir la búsqueda de una “salida digna” para estos desempleados y poder así “finalizar esta pesadilla”, dijo.

La demanda, añadió el representante de UGT, recuerda el incumplimiento del compromiso de la Junta de Andalucía de buscar una salida laboral para los trabajadores de la factoría de automoción que perdieron su trabajo con el cierre de la planta y considera que los más de 400 que siguen en el desempleo sufren “un agravio comparativo” con respecto a los que sí han encontrado empleo. UGT considera que si los tribunales admiten esta demanda y les dan la razón sería un “espaldarazo definitivo” a sus reclamaciones.

Según Montoro, “esto es un paso más que ha dado el sindicato por la desesperación del colectivo y no podemos demorarlo más porque no tienen ningún sustento. El objetivo de UGT no es la movilización ni la demanda, sino llegar al consenso y dar ya una salida digna al colectivo”. El sindicato presentó ayer la demanda de manera individual y basada en el artículo 29 de la Ley Orgánica por inactividad de la Administración, “que dice que si la Administración tiene contraído algún contrato con algún colectivo, debe cumplirlo; y la inactividad es evidente”, explicó. Además “existe un enorme agravio comparativo entre los 1.904 afectados ya que hay algunos que tienen unos salarios dignos y otros no”.

Antonio Montoro explicó que “si hacemos cálculos se habrán recolocado 350 trabajadores que son los de Alestis, porque los 100 de Gadir Solar han vuelto al paro. El resto han sido prejubilaciones y los que se iniciaron en iniciativas privadas a través del Plan Personalizado de Inserción (PPI). Por tanto, si analizamos el trayecto es un fracaso total de la Junta porque en siete años ha sido capaz de recolocar sólo a 350 personas”, finalizó.

Diariodecadiz

Anuncios