24061402La alcaldesa cree que desmantelar la antigua fábrica podría alargarse durante casi un año

El Ayuntamiento de Puerto Real no ha recibido aún, al menos hasta ayer, ninguna solicitud de licencia de obra mayor para derribar las infraestructuras existentes en la antigua factoría de Delphi, algo que debería haber solicitado el administrador concursal si optase por esa acción.

Así lo explicó ayer la alcaldesa de Puerto Real, Maribel Peinado, en declaraciones a la Cadena Ser en Cádiz. Además, señaló que tampoco ha recibido ninguna solicitud la Oficina de Atención al Inversor del Consistorio por parte de la empresa interesada en ubicar allí una planta de reciclaje de carburantes. De esa forma, según explicó la alcaldesa, hasta no saber qué se quiere, no se pueden conceder los permisos oportunos, que podrían tardar hasta un año.

Hay que recordar que fue el responsable de la empresa Ecogades, Antonio Moreno, el que anunció la compra de 36.000 metros cuadrados de la antigua factoría para la instalación de una fábrica que tendría como una de sus principales misiones la limpieza necesaria para los barcos que reparan en Navantia. Algo similar a lo que solía hacer la planta Delta, en la capital gaditana. Así, poco a poco se ha ido conociendo que esta empresa, con capital mixto español y albanés, se llamaría Recuperaciones Ecológicas del Sur.

Según las declaraciones de Peinado en la Ser, al tratarse de una actividad industrial, esta nueva planta no precisaría de una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Puerto Real, pero aún se desconoce qué se quiere hacer en una parte de esa parcela, algo que se debe determinar una vez que se presente la pertinente solicitud de actividad industrial en la antigua planta de Delphi, unos terrenos que están en manos de la Administración concursal que, según la alcaldesa, tampoco ha solicitado en el Consistorio puertorrealeña licencia de obra mayor para realizar un posible derribo de la planta puertorrealeña.

En este sentido, este periódico supo ayer de fuentes del equipo de gobierno puertorrealeño, que la opinión de la alcaldesa es que el derribo de las naves de Delphi que solicitan los administradores concursales necesita de una serie de informes, incluso de otras administraciones, que pude desembocar en “un proceso lento, que pude durar de entre cuatro meses y un año”.

Mientras tanto, como también informó ayer la Cadena Ser, el propietario de Ecogades se enfrenta a una complicada situación con su empresa ubicada en Chiclana, donde se habrían producido impagos de nóminas de los trabajadores y a otros que fueron despedidos a finales del mes de enero.

Hoy está previsto que se celebre una reunión entre los portavoces de los sindicatos de Delphi y los administradores concursales para conocer más detalles.

Diariodecadiz

Anuncios