delphiokkkk--647x231Ignoran las denuncias por impago que pesan sobre el empresario y aclaran que el contrato con opción a compra se puede rescindir en cualquier momento

Los administradores concursales de Delphi no ponen pegas a la inversión que promueve el dueño de Ecogades, Antonio Moreno, en el suelo de la vieja factoría de automoción, en el polígono del Trocadero, en Puerto Real. Los representantes sindicales del colectivo exdelphi mantuvieron ayer una reunión con Adalberto Cañada, uno de los administradores que gestionan el concurso de acreedores que pesa sobre Delphi-Puerto Real. No hay que olvidar que una veintena de proveedores, incluida la Tesorería de la Seguridad Social, reclama a Delphi el pago de 11 millones de euros por servicios prestados e impuestos.

El objetivo del encuentro no era otro que despejar dudas sobre el futuro que se cierne ahora sobre los terrenos tras la propuesta del empresario Antonio Moreno, interesado en abrir un complejo de reciclaje industrial en una de las tres naves de Delphi. La administración concursal no ve problemas a esta iniciativa, de hecho, ya ha llegado a un acuerdo con Moreno para facilitar el suelo. La administración concursal ha aclarado que Antonio Moreno no ha pagado 2,5 millones de euros por las instalaciones sino que ha formalizado un contrato con opción a compra. El empresario ha depositado un fondo y pagará un alquiler por la ocupación de las instalaciones. Tiene tres años para decidir si compra o no el suelo.

Sin embargo, una de las cuestiones que salieron en la reunión fue la relacionada con las dudas sobre la solvencia del propietario de Ecogades. Según la administración concursal, Antonio Moreno ha creado una nueva sociedad para embarcarse en este proyecto. Se trata, como adelantó LA VOZ, de Recuperaciones Ecológicas del Sur, participada a su vez por Ecogades y vinculada a la sociedad albanesa Ecogades Balcan Oil. El objetivo de Moreno es aprovechar la antigua planta de Delphi de reciclaje para montar un complejo dedicado al tratamiento y depuración de los vertidos de los barcos cuando estos atracan en los puertos. Es decir, su misión es la limpieza de los tanques de gasoil de los buques.

Sin embargo, la sombra de sospecha pesa sobre este empresario a raíz de las denuncias interpuestas por sus proveedores y extrabajadores y publicadas por LA VOZ en las dos últimas semanas. Un grupo de extrabajadores de Ecogades se concentró el pasado viernes ante la sede social de la empresa, en el edificio Astarté, en Cádiz, para reclamarle el pago de sus nóminas y de los finiquitos. Jesús Astorga confirmó entonces a este periódico que el Juzgado de lo Social de Cádiz dictó sentencia el pasado abril contra Antonio Moreno y le obliga a pagar 13.000 euros en concepto de atrasos salariales. No es el único que ha demandado al empresario. El Juzgado de lo Social ha fallado a favor de varios despedidos y lo condena a pagar más de 20.000 euros.

El propietario de Ecogades confirmó recientemente su inversión en Delphi. En declaraciones a este periódico aclaró que su objetivo es abrir en Delphi un complejo de tratamiento de los residuos que generan los barcos. Moreno destacó en su momento que la nave de Delphi ya cuenta con la planta de tratamiento que necesita para iniciar el proceso de depuración de las aguas y, además, alberga también un transformador de energía. El empresario asegura que gestiona los residuos de los puertos de Gibraltar, Huelva, Sevilla, Cádiz y Málaga. Su intención es abrir la planta en seis meses y tenerla a pleno rendimiento en un año.

Sin embargo, las dudas sobre su solvencia no cesan. LA VOZ desveló también, un día después de anunciarse la inversión en Delphi, que un grupo de proveedores le reclama el pago de 300.000 euros. De hecho, la empresa Transvega SL (Huelva) solicitó ante el Juzgado Número 2 de Cádiz el reintegro de 87.000 euros por servicios prestados a Ecogades. El juzgado, según la empresa, ha activado el procedimiento de embargo contra Moreno

Los administradores concursales saben de estas noticias, pero según comentan los representantes de los exdelphi, han preferido seguir adelante con el proyecto de Moreno, «que necesita todavía de los permisos de la Junta y del visto bueno del Ayuntamiento de Puerto Real».

Según el portavoz de USO en este colectivo, Miguel Paramio, tras las explicaciones de la administración concursal entiende que el complejo medioambiental de transformación de residuos que plantea esta empresa «tiene futuro» y «puede generar empleo en la zona».

En cuanto al resto de naves de los antiguos terrenos de Delphi, la administración concursal continúa pretendiendo su derribo, encontrándose a la espera de que la titular del Juzgado de lo Mercantil de Cádiz dé su autorización.

La Voz

Anuncios