A.FernandezEl exconsejero de Empleo de la Junta de Andalucía Antonio Fernández ha recurrido el auto de imputación dictado por la juez de Sevilla Mercedes Alaya dentro de la investigación por las presuntas irregularidades en relación a las ayudas a cursos de formación y subvenciones por parte de la Junta de Andalucía a sindicatos y otras entidades.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que la defensa del exconsejero del ramo ha recurrido en reforma el auto dictado el pasado mes de julio por la magistrada de Instrucción número 6 de Sevilla, todo ello en un escrito en el que cuestiona su imputación en el caso frente a otras personas que no han sido traídas a la causa.

Las mismas fuentes consultadas por Europa Press han indicado que la Fiscalía Anticorrupción se ha opuesto al recurso presentado directamente ante la juez por el abogado del exconsejero de Empleo, de manera que ahora, al tratarse de un recurso de reforma, será la instructora la que tendrá que pronunciarse sobre dicha petición.

La juez, en dicho auto dictado el pasado 16 de julio, imputó a Antonio Fernández dos presuntos delitos continuados de prevaricación y malversación de caudales públicos tras haber concedido 70 millones de euros en ayudas para el plan de formación de los extrabajadores de la empresa Delphi, citándolo a declarar el próximo 16 de octubre.

EL AUTO DE IMPUTACIÓN

En el auto dictado en julio, la instructora señala que la investigación se encuentra “en su estado inicial de investigación”, pero dice que a la vista del informe remitido por la Dirección General de Inspección de Trabajo y Seguridad Social relativo a Delphi, existen “claros indicios de la comisión de hechos delictivos cometidos presuntamente” por el imputado en su condición de consejero de Empleo en el periodo comprendido entre el 25 de abril de 2004 y el 22 de marzo de 2010.

Seguidamente, la magistrada cita hasta cinco “hechos indiciarios” contra el exconsejero, el primero de ellos “por haber concedido con ausencia de procedimiento diferentes subvenciones a la formación y contratación” a la multinacional Delphi “sin convocatoria ni bases reguladoras, en contra de lo dispuesto en la Ley General de Subvenciones y en el Real Decreto 395/2007 de 23 de marzo, específicamente para ofertas públicas formativas”.

Asimismo, la juez imputa a Fernández “por haber permitido en los expedientes de subvenciones la subcontratación de actividades formativas objeto de las mismas, sin estar autorizada dicha subcontratación”, y por “haber concedido becas por asistencia a cursos por encima del máximo legalmente permitido, según lo dispuesto en la Orden TAS 718/2008 de 7 de marzo”.

De igual modo, imputa al exconsejero por “haber otorgado subvenciones a empresas para la realización de acciones formativas en alternancia con el empleo por importe de 70 millones de euros, con la intención de que los extrabajadores de Delphi pudieran volver a tener acceso a la prestación de desempleo, sabiendo que la relación laboral sería inexistente, limitándose dichas entidades a la realización de cursos de formación”.

Además, lo imputa “por haber concedido subvenciones a la formación continuadamente desde el año 2007, dictando resoluciones de exoneración de la justificación de tales subvenciones a las entidades beneficiarias de dichas subvenciones en los ejercicios 2008, 2009, 2010 y 2011, contraviniendo la normativa reguladora de la Ley de Subvenciones”, permitiendo así que “tales entidades pudieran resultar beneficiarias en el siguiente ejercicio económico”.

La juez, en este punto, añade que, según se desprende de la declaración prestada como testigo ante la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil por el director general de Formación para el Empleo de la Consejería de Educación de la Junta, Carlos Cañavate, “en virtud de tales resoluciones de exoneración en octubre de 2013 había una cantidad aproximada de 950 millones de euros en subvenciones sin justificar”.

PRIMER IMPUTADO

Antonio Fernández es el único imputado dentro de esta causa, en la cual la magistrada investiga también las subvenciones concedidas a la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), todo ello después de que la Fiscalía Superior de Andalucía remitiera dicha investigación a la Fiscalía de Sevilla.

En el escrito de remisión de la investigación, el fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, ponía de manifiesto sobre el Plan Formativo de los extrabajadores de Delphi que se han “detectado numerosas irregularidades que entrañarían responsabilidad administrativa y contable” y que afectarían también a la Faffe.

eplogo

Anuncios