delphi-cadiz--644x362El promotor de un complejo de tratamiento de residuos industriales resucita parte de la vieja factoría

No todo está perdido en el suelo de Delphi. Hay vida después de la muerte o, al menos, eso parece en una parte de los terrenos de la vieja factoría. El empresario Antonio Moreno sigue adelante con su inversión para convertir una de las cuatro naves de la antigua fábrica de automoción del polígono del Trocadero en un complejo de tratamiento de residuos industriales.

La aventura empezó en junio de 2014 cuando el propietario de la empresa chiclanera Ecogades, especializada en la recogida y depuración de vertidos, se fijó en las instalaciones de Delphi para expandir su negocio. Antonio Moreno tenía previsto entonces construir una planta de tratamiento en el Bajo de La Cabezuela, pero comprobó que las instalaciones de la antigua Delphi tenían todo lo que necesitaba para tratar, depurar y reciclar residuos. Solo había que invertir en mejorar y actualizar sus líneas de producción. Donde unos vieron chatarra, este empresario vio futuro y empleo. El proyecto toma cuerpo casi un año después de aquella visita a una planta fantasmagórica y abandonada desde junio de 2007, cuando la multinacional de la automoción echó su cierre definitivo.

La planta cuenta con tres líneas: tratamiento de sólidos, líquidos y lavadero

Moreno aclara que en el interior de la nave que está más próxima a la antigua vía del tren del Trocadero encontró un centro de transformación eléctrica, tanques para el almacenaje y la infraestructura necesaria para lavar residuos. No hay que olvidar que la actividad de Delphi generaba millones de toneladas de desechos industriales que necesitaban de un tratamiento especial para su depuración. «Era más rentable apostar y comprar estas instalaciones que levantar una nueva factoría en La Cabezuela», comenta Moreno. Dicho y hecho.

El empresario contactó entonces con los administradores concursales que gestionan los intereses de la veintena de acreedores de la antigua Delphi y llegaron al acuerdo de alquilar los 36.000 metros cuadrados sobre los que se asienta la antigua zona de tratamiento de los residuos de Delphi. El acuerdo alcanzado por las partes incluye un alquiler con opción a compra dentro de tres años por importe de 2,5 millones de euros de esta pastilla de suelo.

Para sacar adelante la inversión, Antonio Moreno buscó el apoyo de su socio albanés con el que fundó la sociedad Ecogades Balcan Oil Internacional. La unión de ambos empresarios es lo que ha permitido constituir ahora una sociedad mixta denominada Recuperaciones Ecológicas del Sur (Redelsur). Precisamente esta es la compañía que se encargará de explotar el complejo industrial que se ha proyectado en Deplhi y que prevé una inversión superior a los 9 millones de euros y la creación de más de un centenar de empleos.

LAVOZ ha visitado las instalaciones y ha podido comprobar la reforma que se ha llevado a cabo tanto en el interior como en el exterior de la planta para abrir una línea de tratamiento de residuos sólidos y una segunda de líquidos, especialmente hidrocarburos. Además, el complejo medioambiental contará con una zona de lavado industrial de remolques y cisternas de camiones y un espacio reservado para el tratamiento y clasificación de los residuos que genera el sector de la construcción.

El responsable de Ecogades y cabeza visible de Redelsur no viaja solo. Le acompañan varios técnicos de la antigua Delphi, que se han encargado de renovar las instalaciones y adaptarlas a las nuevas necesidades. De momento, la empresa ha invertido más de 500.000 euros en actuaciones puntuales y cuenta con una plantilla de 14 personas, que trabaja en el ajuste de la maquinaria. Redelsur aguarda el permiso medioambiental de la Junta para poner en marcha la primera fase de la planta y abrir antes de fin al de año la segunda línea de producción. Antonio Moreno reconoce que el tiempo apremia y es clave que la Administración regional otorgue el «Ok definitivo antes de junio». Son los plazos que se ha marcado la empresa para iniciar la actividad y no perder dinero. Moreno recuerda que ya hay acuerdos comprometidos con varias empresas para traer en esa fecha a la planta los primeros residuos industriales para su tratamiento.

Tanques para alquilar

La nueva planta de depuración de aguas de Redelsur es capaz de tratar un millón de litros diarios y su capacidad de almacenamiento es de 25 millones de litros. Esta es la joya de la empresa, ya que su actividad permitirá tratar aguas residuales y todos los desechos que genera el sector naval. Es decir, la limpieza de los tanques de combustible conlleva la extracción de una mezcla tóxica que contiene agua e hidrocarburos. La finalidad de Redelsur es limpiar esas aguas y, al mismo tiempo, separar y refinar el hidrocarburo. Este proceso supone la obtención de un nuevo combustible limpio. Una parte se utilizará como energía para alimentar la maquinaria de la factoría y otra parte se destinará a la venta.

Además, el complejo de Redelsur cuenta con 12 tanques vacíos que se podrán alquilar a las distintas empresas para depositar de manera temporal el combustible de sus depósitos mientras dura el trabajo de limpieza.

La segunda línea de actividad se centra en la depuración de aguas. El objetivo de la planta de Redelsur es devolver para otros usos un agua limpia, pero no potable.

Las principales líneas de actividad de la planta se encuentran ya acabadas. Ahora se acondicionan varios espacios de la factoría para albergar despachos y zonas de administración. Los técnicos han logrado automatizar todo el complejo.

El complejo de Delphi ocupa una superficie de 287.000 metros cuadrados en el polígono del Trocadero. El Juzgado de lo Mercantil de Cádiz ha autorizado la demolición de la totalidad de las instalaciones, pero los administradores han salvado de la quema los 36.000 metros cuadrados que ahora ocupa Redelsur. Con esta medida, los gestores concursales pretenden ahorrar costes de mantenimiento y, sobre todo, reducir la presión fiscal que pesa sobre este suelo industrial. Moreno está convencido de que una vez que Redelsur inicie su actividad «llegarán inversores, interesados en las naves de Delphi, por ello es necesario evitar su derribo».

Lavoz

 

 

Anuncios