Ayto. PREl consistorio de Puerto Real, en manos de Podemos, exige la reparcelación y un estudio urbanístico para permitir su apertura

La situación se complica para la apertura de un complejo de tratamiento de residuos industriales en una de las naves de la antigua factoría de Delphi. Este proyecto, que abandera el empresario gaditano Antonio Moreno, se ha topado ahora con las trabas del Ayuntamiento de Puerto Real, que exige una serie de actuaciones urbanísticas complementarias para poder emitir el permiso de actividad. Los problemas con el consistorio puertorrealeño no son nuevos.

La tramitación ya sufrió algunos contratiempos durante la etapa de gobierno de la andalucista Maribel Peinado, pero las diferencias se han acrecentado ahora con la llegada de Podemos al gobierno municipal. El nuevo alcalde, Antonio Romero, de Sí Se Puede Puerto Real, gobierna el municipio en coalición con los ecologistas de Equo y, según la propia empresa, pretende revisar el expediente.

El proyecto superó hace poco más de un mes uno de los trámites administrativos más complejos del proceso al recibir el visto bueno de la Consejería de Medio Ambiente. La Junta ha concedido la denominada Autorización Ambiental Integrada (AAI). Se trata de un permiso clave para la puesta en marcha de esta planta de tratamiento y reciclaje de vertidos industriales. La nueva empresa que ha creado Antonio Moreno para explotar este complejo es Redelsur.

La compañía ha invertido en los últimos catorce meses unos 800.000 euros en la puesta a punto de las instalaciones para poder abrir la primera línea de producción antes del verano, pero el retraso en la llegada de los permisos ha dilatado el estreno. Redelsur se encuentra ahora ante un problema mayúsculo que puede dilatar la apertura o dar al traste con la inversión.

Lavoz

Anuncios