20D_01Cada cita electoral surgen las mismas dudas. ¿Qué es un voto nulo? ¿A quién benefician los votos en blanco? ¿Qué pasa si decido no ir a votar? Estas son las preguntas más frecuentes que se hacen los ciudadanos cuando llega el momento de ejercer el derecho a voto como la próxima cita del 20D. Aquellos que no deseen votar a ningún partido político tienen tres opciones: votar en blanco, nulo, o directamente no hacerlo. ¿Cuáles son las diferencias?

Voto nulo
Se considera voto nulo aquel que posee algún objeto o símbolo de más, como por ejemplo que en el sobre haya dos papeletas de candidatos diferentes —si son del mismo, sí se considera válido— o bien que la papeleta esté manipulada con frases, símbolos, etc. Suele darse por error o bien de manera intencionada, por lo que se considera un voto ‘gamberro’ y no cuentan para realizar el reparto de escaños. Conclusión: no benefician, ni perjudican a nadie.

Voto en blanco
Se considera voto en blanco cuando el sobre está vacío, sin papeletas de ningún candidato. Exige ir a votar o solicitar el voto por correo, por lo que se interpreta como una decisión válida del ciudadanos a ejercer su derecho a voto y conforme con el sistema electoral, pero sin elegir ninguno de los candidatos que se presentan porque no se siente representado. Se trata de una opción elegida por una mayoría como señal de protesta, pero atención a las consecuencias.
Según la actual Ley Electoral española, los votos blanco contabilizan en el reparto de escaños ebido a la ley D’Hont que rige en España. Los escaños se distribuyen en función del total de votos emitidos, de modo que al incluir los votos en blanco las candidaturas necesitan más votos para lograr un escaño. Aquellos que no obtienen al menos el tres por ciento de los votos válidos emitidos quedan excluidos. Conclusión: beneficia a los partidos grandes y perjudica a los minoritarios

Abstención
La abstención es simplemente no ir a votar ni ejercer el derecho a voto por correo. Al no haber voto, éste no se suma y no afecta a los resultados. La decisión que lleva a los ciudadanos a la abstención es más difusa, ya que podría ser por enfermedad, pero la lógica dice que es por su posición contraria al actual sistema electoral. Se suele utilizar como un indicativo del descontento social con la clase política.

Anuncios