delphi-drama-miseria--620x349El colectivo exdelphi carga contra la Junta tras el auto del juez que los deja sin prestaciones y anuncia un calendario con duras movilizaciones

Estafados, engañados, humillados y pisoteados. Así se siente el colectivo de extrabajdores de Delphi tras confirmarse el auto del juzgado número 3 de lo Social de Cádiz que suspende a casi un centenar de ellos la prestación de 426 euros que percibían. La decisión judicial los aboca a la miseria y piden al juez que recapacite. Los portavoces del colectivo y un numeroso grupo de exdelphis han comparecido esta mañana ante los medios de comunicación para explicar la dramática situación en la que se encuentran. Durante el encuentro con la prensa, como ya ocurrió el pasado viernes en una asamblea, se han producido escenas de angustia ante la pérdida del único sustento económico que reciben. Culpan a la Junta de Andalucía de un calvario que el próximo día 22 cumplirá nueve años.

El último episodio de los 420 exdelphis que no han sido recolocados se remonta a la denuncia interpuesta por la Fundación Universidad de Cádiz (Fueca) a raíz de la investigación emprendida por la Inspección de Trabajo en 2013. El Ministerio ha podido comprobar que el contrato que reguló la formación de estos trabajadores entre los años 2009 y 2012 no se ajustaba al marco laboral y ha pedido responsabilidades a la organización que los impartió, la Fueca. La Fundación ha puesto el caso en manos de la justicia, aunque quien inventó esa relación laboral que ahora está bajo sospecha fue la Junta de Andalucía.

La supuesta simulación de contratos que pesa sobre el colectivo se ha repartido entre los tres juzgados de los social de Cádiz, sin embargo, el Uno y el Dos no han cortado las prestaciones al entender que no son fruto de la formación recibida sino que obedecen a ayudas sociales. Por el contrario, el número Tres opina lo contrario y ha decretado su suspensión hasta que se celebre el juicio en 2017 y se aclare el entuerto. La decisión de este juzgado afecta de lleno a 75 exdelphis. El colectivo pide a la Justicia que unifique los criterios y exige a la Junta que asuma su responsabilidad.

“Nos han llevado a la miseria y ya no tenemos para comer”. Los portavoces del colectivo han querido llamar la atención sobre la actitud de la Junta en el conflicto y han acusado a sus gestores de incompetentes por no cumplir con los compromisos adquiridos en el protocolo firmado en junio de 2007, cuatro meses después del cierre de la factoría.

Los extrabajadores que aún siguen sin recolocar, unos 420, se preguntan “hasta cuándo va aguantar la Junta sin dialogar una salida digna”. El portavoz de USO, Miguel Paramio, ha destacado que el auto judicial es la puntilla, al tiempo que ha reclamado a los socialistas gaditanos que se sienten a negociar como prometió en octubre su parlamentaria Noelia Ruiz.

El colectivo ha elaborado un calendario de nuevas movilizaciones que arrancará el próximo 11 de febrero con una concentración ante la puerta del juzgado de lo Social. El día 19 se plantarán en la sede del PSOE, en la plaza de San Antonio, con el ánimo de que alguien del partido les reciba. Las protestas seguirán el día 25, esta vez, en la plaza de España, frente a la Diputación y la Delegación del Gobierno de la Junta. El 3 de marzo los exdelphi estarán en la plaza de Asdrúbal, ante la puerta de la Delegación Provincial de Economía. Igualmente han concertado un encuentro con el alcalde de Puerto Real para el día 15 de febrero y el 17 lo tendrán con el responsable de Ciudadanos, Juan Marín. Los extrabajadores anuncian que estarán presentes en cualquier acto político o institucional que se produzca en Cádiz.

Por su parte, el portavoz de UGT en el conflicto, Antonio Montoro, ha cargado contra la inoperancia de la Junta, que ha sido incapaz en nueve años de cumplir con los requisitos básicos del protocolo. Insistió en que los trabajadores no son los culpables de esta situación.

Lavoz

Anuncios