Sant Cugat del Valles Valles Occidental 22 03 2017 Economia Report sobre la reconversion de la fabrica Delphi de Sant Cugat y recolocacion de sus trabajadores en unas nuevas empresas Arxiu DG 170322 ex 0027 en la foto Interior de instalaciones de la antigua Delphi en Sant Cugat FOTO PUIG JOAN

Parte de los trabajadores han sido recolocados en las cuatro empresas que ocuparán las instalaciones

La nave ha albergado durante más de medio siglo una fábrica de bombas de inyección diésel

Delphi ha muerto en Sant Cugat del Vallès, pero no del todo. Su espíritu se mantiene, por ahora, a través de las paredes que conforman la nave que durante más de medio siglo ha acogido la producción de bombas de inyección diésel, y que ha ocupado a tantos trabajadores de la localidad pero también de todo el Vallès. Ahora, con el cierre de la planta, se ha procedido a despedir a los 534 empleados que han aguantado hasta el último día y recolocar a parte de ellos, concretamente a 208, en alguna de las cuatro empresas que se han quedado la planta de producción.

Corría el año 1959 cuando empezaron las obras de fabricación de la nave sobre unos antiguos viñedos en la carretera de Cerdanyola, una factoría que abriría puertas y empezaría a producir dos años después bajo la marca Condiesel. Los nombres cambiaron, pero la producción siempre fue la misma: Lucas, LucasVarity, TRW y finalmente Delphi. “Entre 2003 y 2005 llegamos a ser hasta 1.540 trabajadores”, recuerda José Antonio Morán, presidente del comité de empresa en la última etapa de la firma.

Enfundado en su ropa de trabajo, Morán forma parte de la pequeña parte de 25 empleados de Delphi que aún operan en Sant Cugat con una pieza que no ha sido homologada para la planta de Rumanía. Será el último reducto, dado que la planta se encuentra en plena transformación, gracias a un acuerdo de continuidad con el grupo formado por las empresas J. Juan, Gutmar, Gillera e ISEE y a un proceso de reindustrialización y recolocación en el que intervino MOA BPI Group.  Más

Anuncios